NOTA BENE:

Tutaykiri fue Revista del Colegio Profesional de Antropólogos de Lima entre los años 2009 y 2011, siendo su Director Walter Saavedra.

sábado, 27 de febrero de 2010

Rosina Valcárcel: El amor, la soledad, las emociones de Esther Castañeda


"La sobriedad de Esther [Castañeda] expresa lo que se vive y lo que se muere con la otra persona. Su escri­tura sugiere el amor en ac­ción, asombra y atrae, acaso porque arriesga y a veces invita a volar. Se palpa su apren­dizaje permanente del vivir, sus claves abren puertas ha­cía adentro, son una forma de búsqueda de la verdad. Nos pone en contacto con noso­tras mismas. Pere­grina apresurada, vuelve a sí misma por los embates sufri­dos y descansa un instante. Una suerte de conciencia del existir. Peligro-angustia-círculo cerrado. Tratando de comprender que todo es relativo." (Rosina Valcárcel)

Mi querida Rosina, es una amiga de un tiempo que no existe sin su presencia. Es una amiga del amor siempre vivo. Es una amiga de la vida llena de emociones creadoras de un tiempo que está en perpetuo comienzo... De un amor que se da plenamente incluso por la amiga que se ha ido recientemente: Esther Castañeda... Se da más aún por la amiga que se ha ido y se queda con nosotros permanentemente.
¡Ay! ¡Mi querida Rosina, eres el sueño de todas las noches que solamente tú llenas con los veranos de tu vida, de tu obra, de tu amor... Ninguna eventualidad negativa podrá derrotar la calidez de tus soles creadores. Ha fallecido una amiga, pero el dolor no te doblega, con ser tan intenso como es. Sabemos que ninguna eventualidad negativa derrotará la calidez de tus lunas llenas de amor...
¿Sabes Rosina? En TUTAYKIRI, tus textos son la estrella andina, en una noche multiplicada por los destellos de tu luz de estrella matutina en todos los amaneceres que nos dan vida y permiten que tu alegría, nítida e incomparable, llene nuestros despertares, incluso en estos momentos de dolor por la pérdida de Esther Castañeda.
Tú, mi querida Rosina, te expresas siempre bien de todas las personas que saben llegar a ti con el cariño del hermano. Tú, mi querida Rosina, sabes empuñar las armas de la luz para combatir decididamente las sombras perniciosas. Tú, mi querida Rosina, sabes empuñar las armas de tu poesía cristalina para matar todo aquello que se oponga a la vida y al amor. Eres, mi querida Rosina, excelsa representante de la humanidad, de esta humanidad que tenemos que ir construyendo en el futuro de los futuros.
La calidez es tuya Rosina, siempre tuya. Tienes aquella calidez que uno tiene que responder cariñosamente, con el cariño que te sabe dar todo aquel que te conoce... Eres sol de los soles, dadores de vida en cada palabra tuya, en cada gesto tuyo, en cada mirada de esa tu mirada...
Aprovechamos esta oportunidad de tenerte a ti, literata y antropóloga como José María Arguedas, para manifestar que el Colegio Profesional de Antropólogos de Lima está participando en la organización de un congreso internacional para celebrar el centenario de nuestro José María (este evento no ha de chocar con ningún otro que se organice, sino buscará tener la más fraterna relación con todos ellos porque tenemos el mismo fin).
Te hemos invitado a participar en este magno acontecimiento porque son necesarias tu presencia, tu palabra, tu voz despertadoras de nuevos soles fecundadores.
Tu apoyo -y la difusión que has de hacer entre la inmensidad y la calidad de aquellos que te conocen y te aprecian tanto-, será invalorable. No podíamos imaginarnos en esta magna obra sin tu presencia y la de tus compañeros de trinchera.
Tus trabajos preciosos Rosina, llenan nuestros espacios… que se encuentran vacíos cuando no estás con nosotros. Siempre has mostrado que sabes vivir en el mundo amoroso de aquel José María que conociste y conoces, que trataste y tratas, que amaste y amas...
Has puesto a nuestra disponibilidad tu biblioteca, que es una de las cosas más importantes que podrías hacer, y nosotros lo apreciamos en su debida dimensión, sabiendo todo lo que los libros significan en un mundo desmemoriado... pero tú jamás serás desmemoriada puesto que llevas la memoria en cada poro de tu alma, en cada intersticio de tu ser.
No es la muerte la que hace que recuerdes que quieres... es la muerte la que hace que tu sentimiento se desborde en el silencio de mil voces tronantes cuando quien ha partido es alguien a quien has querido tanto como es Esther Castañeda. Los seres que queremos no mueren, lo sabes bien Rosina, es lo que no se ha cansado de enseñarnos José María.
Ahora estamos hermanados con Francisco Amezcua, amoroso iniciador, organizador y constante vigilante de los diferentes congresos arguedianos que se han realizado (cuatro en México y el último en el Perú), y él participa activamente de esta motivación de celebrar el Centenario del nacimiento de José María Arguedas. Este mismo sentimiento -también desde México-, lo comparten Ricardo Melgar Bao y Ezequiel Maldonado.
Están siendo convocadas, pues, instituciones y personalidades nacionales e internacionales. Están ya comprometidas la ENAH y la UNAM de México. Tenemos que seguir adelante con la iniciativa de Francisco Amezcua, que vemos fructificar cada año más y más.
Nosotros nos movemos al ritmo de los sones que corazones ardientes como el tuyo -que tanto amaron y aman a José María-, marcan. Por eso Rosina estás aquí, con nosotros, dándonos tu brazo -ese brazo cuyo armonioso movimiento destruye los perniciosos silencios-, para que este evento, que estamos organizando con otras instituciones, salga como debe salir, tratándose del centenario del nacimiento de nuestro José María, que es de todos...
Amiga mía, Rosina, eres el tesoro de los despertares alumbrados por la estrella que llevas permanentemente en el corazón y en la mente.
TUTAYKIRI, la revista del Colegio Profesional de Antropólogos de Lima, se precia de publicar tus obras. Especialmente ésta, en homenaje a a Esther Castañeda, poetisa, sociologa, luchadora... cuya muerte ha acaecido hace unos dias: el 24 de febrero de 2010.
TUTAYKIRI publica ahora este texto que nos has enviado Rosina, con el cariño siempre inmenso que te caracteriza y el dolor sin medida de la perdida que significa. Esther Castañeda ha muerto... pero vive en el corazón de quienes la quieren y la sienten presente siempre. Que tus palabras hablen Rosina con la claridad que el dolor no logra obnubilar.






COLLAGE PARA ESTHER CASTAÑEDA
Rosina Valcárcel

Esther Castañeda Vielakamen (Lima 12/02/47-24/02/2010), hija única de madre judía, vivió en La Victoria. Estudió en la Universidad de San Marcos, donde a la postre será una imagen ejemplar como docente. Aporta a nuestra cultura: con sus investigaciones acerca de narradoras del s. XIX; su creación cuentística y poética; la promoción cultural (organizando Encuentros de Poetas Sanmarquinas); el género editorial (Magdala), y, destaca en la crítica literaria. Compartimos experiencias en los campos de la política feminista, a través de las organizaciones Mujeres en lucha (’80) y Flora Tristán, junto a Diana Miloslavich, entre otras compañeras. Colaboró en la revista Kachkaniraqmi (II etapa, ‘90). Impulsó la cátedra de Literatura de mujeres desde mediados de los ‘90, estimulando la reflexión crítica y literaria sobre una literatura que subvierte los prejuicios sexistas y sexuales que siguen limitando las mentes y los cuerpos, como enfatiza la Dra. Lady Rojas -de la Universidad de Concordia Montreal, Canadá-. Gladys Basagoitia tradujo al italiano poemas suyos.
Elizabeth Toguchi, discípula y leal compañera de Esther es su justa heredera. En la Casona de nuestra Alma Mater se le veló y rindió tributo el 25. Luego partimos para darle sepultura en el Cementerio judío. Hemos recibido abrazos de Roger Santivañez, Lady Rojas, Gladys Basagoitia, Yoly Prada, Manuel Mosquera, comentarios alentadores de Ana María Intili, entre otras amistades. "Algo se muere en el alma cuando un amiga se va". Aquí poemas de Esther y luego muestras de algunos de los escritos que le dediqué:

Poemas de Esther Castañeda

FALSO HUÉSPED

ángulo
ponto
cerebeloso
así comienza
viajero
increíble
ajeno
falso
huésped
mío
vivo
redivivo


ÍDOLO

antes del cierzo
levanta
brazo derecho
todos los días
cautivo peso
delgado ídolo

de Falso Huésped (2000)

Esther Castañeda en el diván[1]

Las técnicas y estilos no tendrían sentido si en el texto no vibran el amor, la soledad, las emociones en tensión dra­mática, al filo del abismo exis­tencial. Es el caso de Interio­res de la sanmarquina Esther Castañeda (Lima, 1947). Son poemas breves, intensos, con estilo propio, algo irónicos a lo Borges o desalen­tados a lo Mistral y Pizarnik, son relámpagos que despiertan a la musa y a ciertos lectores. A pesar del progreso de la tecnología postmoderna, y aunque los lec­tores sean una especie en ex­tinción, el arte y la poesía pueden recuperar a los humanos a la vida. Y, es en el alma misma de la poesía de Esther donde la tristeza y el pesimismo se humanizan, donde unos versos encarnan la belleza y otros la convulsión del animis­mo y la magia. Ese cantar, lejos del engaño y la mezquin­dad del discurso mortal, es el rotundo sí de los relámpagos, el amor de una mujer feminis­ta a fines del siglo XX en un rincón de Sudamérica. Sus imágenes son semillas, ventanas, aromas tejidos entre personajes de un mismo tiempo. Una casa construida de palabras y recuerdos, habi­tada por seres creados por ella y anhelos soñados por amigas del amanecer.
En el libro, compuesto por las secciones: “Domi­nios”, “A puerta cerrada” y “Caminatas”, hay concien­cia de la libertad del cuer­po y sensualidad en finos rasgos al dibujar “Espacios particulares”.

“Con el saco al viento / tu cuerpo oscila como icono envuelto en seda / retiro las cortinas / y me hun­do en el desnudo /en el placer del peinarnos bajo las aguas / /...

“A una joven lectora”, y “Desencuentros” son origi­nales. “Caminatas” me pa­rece el capítulo de más alien­to. “Omnipresencia’ es un poema que calcina, despeda­za y resucita un espacio afec­tivo intenso. “Bildungsroman” y “Medea”, llegan a la ansiada excelen­cia.
La sobriedad de Esther expresa lo que se vive y lo que se muere con la otra persona. Su escri­tura sugiere el amor en ac­ción, asombra y atrae, acaso porque arriesga y a veces invita a volar. Se palpa su apren­dizaje permanente del vivir, sus claves abren puertas ha­cía adentro, son una forma de búsqueda de la verdad. Nos pone en contacto con noso­tras mismas. Pere­grina apresurada, vuelve a sí misma por los embates sufri­dos y descansa un instante. Una suerte de conciencia del existir. Peligro-angustia-círculo cerrado. Tratando de comprender que todo es relativo.




ESTHER CASTAÑEDA VIELAKAMEN
Filigranas candentes, no son vana poesía


Bendita agua de Lourdes, la poesía venció! El 14 de octubre la poeta sanmarquina Esther Castañeda fue operada en el Almenara. Por fortuna la calidad de los galenos (Rocca y otros), la amistad de Juan Cristóbal y Américo Mudarra (donaron sangre), el aliento de Hiromi, Ana Luisa y otros inciensos fueron oportunos. Esther cruza su mayor reto y sobrevive, bíblica, estoica humanista, feminista; evitando que se quiebre su labor: enseñar la obra de nuestras escritoras, ej. antier fugó de su reposo para presentar MihaelaRadulescu durante el curso Literatura escrita por mujeres (creado por EC).
Persiste como investigadora-arqueóloga (contribuye a historiar y valorar esta literatura). No es casual pues que Esther sea una de las pioneras de la perspectiva de género en nuestra literatura (desde el XIX hasta hoy, Portal, Varela, etc.), en tanto ella rescató lo que no fue visto antes (Carolina Freyre, ­ej.). También, la tímida vate publicó 2 libros valiosos: Interiores (Amaru, 94), comentado por M. Suárez, Martos, Escribano, Radulescu, etc. y examinado por Lady Rojas-Trempe en Una mujer canta en medio del caos e Interiores. Autorepresentación poética peruana de R.V. y Esther Castañeda (97, Concordia University), donde afirma: En Medea, EC recorre cada etapa vital de su crecimiento humano en un estilo libertario, subraya su descendencia mitológica transgresora con respecto a las expectativas sexuales tradicionales, renuncia como Medea a la maternidad biológica e ideológica con dos versos podero­sos, arrojas por la baluastrada /hijos y esclavos y asume: el orgasmo/ que esporádicamente alcanza / no se trata de vana poesía —repite— y sucias aventuras amorosas. Y Carnet (Magdala, 96, hecho entre 1975 y 78), con epígrafes de las suicidas Angela Alvim y Alejandra Pizarnik, comunica un mundo denso, una serie de gemidos larvados por la alucinación del ser. Aquí EC privilegia su yo oculto, hilvanando un desconcierto de revelaciones genuinas, ej. el poema Avenida Pizarro: con un cuarto de pollo y unos libros / desafío / la embriaguez! la razón de una navaja / la memoria remota. Para Rocio Silva Santisteban: sus textos, -similares a los haikus... pero en otro tono, son filigranas candentes... Cuando los textos son breves, el silencio y el vacío de la página cobran significación: en este caso todos estos elementos mantienen armonía, ej. Deseo: sensación /sensación / te espero incrédula... Esther está de nuevo frente al país, atenta para investigar, enseñar, editar, escribir lo diferente, sacar de la marginación a las escritoras y situarlas en el centro de sus sueños.

En: La República (Lima) 29 nov. p.18. 1997.




Divagación sobre Falso huésped

El reciente poemario Falso huésped (Flora Tristán y Magdala Editoras) de la escritora sanmarquina Esther Cas­tañeda (Lima, 1947), coloca a la auto­ra en un lugar especial dentro de la poesía contemporánea hecha por mu­jeres en nuestro país.
Ahí, ante la oscuridad, impotencia y agresividad sufridas por un mal que a padece la poeta (“Falso huésped”); el cinismo del indiferente prójimo (“Ma­la amiga”); y la frustración por la irrea­lidad del amor (“Sola”), hay respuestas a modo de textos con ternura e ironía. En estos versos Esther deja constan­cia, anota y se eleva estoica, mediante vibrantes poemas-confidencias con sutil claridad, dramatismo y tristeza.
Se bautizó el libro en la casa Flora Tristán. Los comentarios de las pane­listas fueron agudos. La narradora Gaby Cevasco enfatizó el papel de la autora como esteta que recrea la rea­lidad y asume una vida comprometida con el arte en general y con el de las mujeres en especial. El acto de es­cribir como necesidad fundamental. Esther se mira e interroga, hace un re­paso de sí y se despersonaliza en ter­cera persona.
Es un libro estremecedor con econo­mía de palabras. A la historiadora Em­ma Mannarelli le conmovió el coraje de Esther al presentar una síntesis que emociona al lector. Dijo: Aquí se dibu­ja la encarnación de la condición hu­mana. Hay calidad ontológica. Fijarse en los detalles, como se juntan los opuestos (“mármol es un papel”). Este juego nos convence. Me hace recordar el discurso de las mujeres extravagan­tes radicales, piadosas místicas en tan­to desafía el opresivo dualismo de la cultura occidental eclesiástica.
La comunicadora feminista Diana Miloslavich expuso el valioso testimo­nio “Esther Castañeda o la terquedad de ser mujer en San Marcos”, ilustrando la pionera y tenaz labor académica de la poeta, en su calidad de catedrá­tica, investigadora, editora, promoto­ra cultural, feminista y amiga. La pro­fesora Yoly Westphalen, por su parte, lanzó el lúcido texto “Falso huésped: poética de la cotidianidad”, subrayan­do la búsqueda de la identidad en In­teriores y en el reciente libro.
A la hora lunar, Esther tomó la pa­labra. Denunció cómo la lógica-ilógica de la vida había alterado su destino. Ella, intensa, leyó un racimo de poe­mas, algunos del libro presentado y dos inéditos. Nos hizo sentir ofusca­dos como su poema “Sola”: “el grito que no es grito suma y resta...,” y quedamos atónitos. Pero, al final, nos hu­manizó “Buenos deseos”: “Le gustó re­cibir el sábado la llamada de Paco // los buenos deseos de él y su mujer / le dan ternura // anoto maniática­mente // Hildebrando, Nancy, Paola, Rosa / 8 de la noche / la vieja Reming­ton ha perdido su tapa / como ella el movimiento / anoto / anoto”.

2001 En: El peruano. Lima 23 de Febrero. P.14.



• Los días y la enfermedad[2]

Falso huésped[3] poemario de Esther Cas­tañeda, la coloca en un lugar especial dentro de la poesía contemporánea hecha por mu­jeres en Lima.
Ahí, ante la oscuridad, impotencia y agresividad sufridas por un mal que padece la poeta (“Falso huésped”); el cinismo del indiferente prójimo (“Ma­la amiga”); y la frustración por la frustración del amor (“Sola”), hay respuestas tiernas e irónicas. En estos versos la autora deja constan­cia y se eleva estoica, mediante vibrantes poemas-confidencias con sutil claridad, dramatismo y tristeza.
Se celebró el libro en la casa Flora Tristán. Las pane­listas fueron agudas. La narradora Gaby Cevasco enfatizó el papel de Castañeda como esteta que recrea la rea­lidad y asume una vida comprometida con el arte en general y con el de las mujeres en especial. El acto de es­cribir como necesidad fundamental. Esther se mira e interroga, hace un re­paso de sí y se despersonaliza en ter­cera persona.
Con econo­mía de palabras resulta un libro estremecedor. A la historiadora Em­ma Mannarelli le conmovió el coraje de Esther al presentar una síntesis que emociona al lector. Dijo: Aquí se dibu­ja la encarnación de la condición hu­mana. Hay calidad ontológica. Fijarse en los detalles, como se juntan los opuestos (“mármol es un papel”). Este juego nos convence. Me hace recordar el discurso de las mujeres extravagan­tes radicales, piadosas místicas en tan­to desafía el opresivo dualismo de la cultura occidental eclesiástica.
Diana Milos expuso el testimo­nio “Esther Castañeda o la terquedad de ser mujer en San Marcos”, ilustrando el rol pionero feminista y la tenaz labor académica de la poeta, como catedrá­tica, investigadora, editora y promoto­ra cultural. La pro­fesora Yoly Westphalen, lanzó el lúcido texto “Falso huésped: poética de la cotidianidad”, subrayan­do la búsqueda de la identidad en In­teriores y en el reciente libro.
A la hora lunar, Esther tomó la pa­labra. Denunció cómo la lógica-ilógica de la vida había alterado su destino. Ella, leve, leyó un racimo de poe­mas, algunos del libro en mención y dos inéditos. Nos ofuscó su poema “Sola”: “el grito que no es grito suma y resta...,” y quedamos atónitos. Pero, al final, nos hu­manizó “Buenos deseos”:

“Le gustó re­cibir el sábado la llamada de Paco // los buenos deseos de él y su mujer / le dan ternura // anoto maniática­mente // Hildebrando, Nancy, Paola, Rosa / 8 de la noche / la vieja Reming­ton ha perdido su tapa / como ella el movimiento / anoto / anoto”.



• Filigramas candentes no son vana poesía[4]

Bendita agua de Lourdes, ¡la poesía venció! El 14 de octubre de 1997 Esther Castañeda fue operada en el hospital Almenara. Por suerte la calidad de los galenos (Rocca y otros), los gestos de Juan Cristóbal y Américo Mudarra (donaron sangre), el aliento de Hiromi, Ana Luisa, Otilia, Rosa y otros inciensos fueron oportunos. Esther cruza su mayor reto y sobrevive, bíblica; evitando que se suspenda su labor: enseñar la obra de nuestras escritoras; ejemplo, hace poco fugó de su reposo para presentar a Mihaela Radulescu durante el curso Literatura escrita por mujeres (creado por EC).
Persiste como investigadora-arqueóloga (contribuye a historiar y valorar esta literatura). Sabemos que Esther es una de las pioneras de la perspectiva de género en nuestra literatura (desde el XIX hasta hoy, Portal, Varela, etc.), en tanto ella rescató lo que no fue visto antes (Carolina Freyre, ­ej.). La vate publicó dos libros singulares: Interiores[5], comentado por Modesta Suárez, Marco Martos, Pedro Escribano, Mihaela Radulescu y examinado por Lady Rojas-Trempe en “Una mujer canta en medio del caos e Interiores. Autorepresentación poética peruana de R.Valcárcel y Esther Castañeda” (1997, Concordia University), donde afirma: “En Medea, EC recorre cada etapa vital de su crecimiento humano en un estilo libertario, subraya su descendencia mitológica transgresora con respecto a las expectativas sexuales tradicionales, renuncia como Medea a la maternidad biológica e ideológica con dos versos podero­sos,

...arrojas por la baluastrada / hijos y esclavos y asume: el orgasmo/ que esporádicamente alcanza / no se trata de vana poesía —repite— y sucias aventuras amorosas.”

y Carnet[6], con epígrafes de las suicidas Angela Alvim y Alejandra Pizarnik, donde comunica un mundo denso, una serie de gemidos larvados por la alucinación del ser. Aquí EC privilegia su yo oculto, hilvanando un desconcierto de revelaciones genuinas, ej. el poema Avenida Pizarro:

... con un cuarto de pollo y unos libros / desafío / la embriaguez! la razón de una navaja / la memoria remota.

Para Rocio Silva Santisteban: sus textos se parecen a los haikus, pero en otro tono, son filigranas candentes. Cuando los textos son breves, el silencio y el vacío de la página cobran significación: en este caso todos estos elementos mantienen armonía, ej. Deseo:

... sensación /sensación / te espero incrédula ...

Castañeda está de nuevo en la escena cultural, atenta para investigar, enseñar, editar, escribir lo diferente, sacar de la marginación a las escritoras y situarlas en el centro de sus sueños.

---
NOTAS

[1] La República, Crítica, vier. 20 set. 1994: p. 20.
[2] El Peruano, Lima, 23 feb 2001: p.14
[3] (Flora Tristán y Magdala Editoras)
[4] La República, Lima, 29 nov 1997: p.18
[5] (Amaru, 1994)
[6] (Magdala, 1996, hecho entre 1975 y 1978)




Esther Castañeda Maestra, Poeta, Investigadora
Diana Miloslavich


Si algo la definía es que fue además de poeta, investigadora fue una gran maestra. Admiradora de Simone de Beauvoir, llegó también al feminismo y a su modo desplegó una militancia en la cultura que la llevó al rescate de las mujeres olvidadas en la historia de la literatura, entre otras actividades. Le dedicó tiempo y cariño a todas las mujeres del XIX: Carolina Freyre, Juana Manuela Gorriti. Su prólogo a Aves sin Nido es un homenaje a Clorinda Matto y su indesmayable labor en su editorial Magdala. Magda Portal ganó su atención y todo ello la llevó a abrirse camino en San Marcos con el Primer Curso de Literatura de Mujeres. Fue fiel discípula de Jorge Pucinelli y por ello realizó una valiosa obra hemerográfica de las mujeres.
Durante los últimos 30 años de su vida, se vinculó a los diversos grupos feministas con los cuales mantenía una relación de intercambio y trabajo. Desde la Academia, construyó lazos con el movimiento feminista. Tejió lazos de amistad con todas las generaciones sanmarquinas que frecuentó.
Tenía una opción por los desposeídos y desposeídas del Perú. Su mirada aguda frente a las desigualdades e injusticias las plasmó en su obra. Vivió a plenitud, defendiendo el derecho a la libertad. Su vida es un testimonio de lo que una mujer obstinada y juiciosa Ex Alumna del Gertrude Hanks y dedicada toda su vida a la UNMSM.

Diana Miloslavich

miércoles, 24 de febrero de 2010

Pacarina del Sur, una revista cultural de América


TUTAYKIKI, se complace en presentar la revista PACARINA DEL SUR:


A esta revista le dan vida nuestros estimados amigos y colegas Ricardo Melgar Bao y Luis Sánchez García, de gran solvencia intelectual, profesional y académica.
Los artículos que se han publicado en estos dos números de PACARINA DEL SUR que han salido ya, representan un interés que muestra el esfuerzo hercúleo de quienes dirigen la revista.
PACARINA DEL SUR muestra el esfuerzo, constante y bien dirigido, de los directores para unir intelectualmente a diferentes investigadores y pensadores que entregan, en esta revista, sus mejores esfuerzos para que podamos conocer algo más de nuestro continente, desde criterios originales.
PACARINA DEL SUR está mostrando que, este esfuerzo por adentrarse en este mundo nuestro, el mundo andino, les ha resultado fructuoso y con su aparición señala pautas y caminos que bien son dignos de ser imitados por todos nosotros.
La intención de PACARINA DEL SUR, está expresada desde el inicio por sus fautores, pues se contiene en el mismo nombre quechua que lleva la revista y que se explica diligentemente en la presentación.
El área de preocupación de PACARINA DEL SUR -como se manifiesta claramente en la presentación de la revista y es bueno recalcarlo-, está en la amplitud de los estudios que nos han de llevar a conocer nuestra realidad, la realidad de América en su conjunto, como lo demuestran los artículos que han sido publicados ya.
Por eso es que, nos dicen los fautores de PACARINA DEL SUR, esta revista llamada "Pacarina del Sur expresará una corriente de pensamiento crítico cribado entre la antropología, la filosofía y la historia sobre diversos temas culturales, ideológicos, políticos y religiosos de Nuestra América."
El carácter así definido de PACARINA DEL SUR, nos remonta a muchas revistas que han tenido vida en el Perú y en diferentes lugares de nuestra América.
Nuestra querida revista AMAUTA no es ajena, seguramente, a la concepción de PACARINA DEL SUR, una revista que merece ser leída porque sus artículos reclaman -por la calidad de su contenido y de su confección-, la atención de todos aquellos que se preocupan verdaderamente por sacar adelante esta América que nos duele tanto.
En este, el segundo número de PACARINA DEL SUR, encontramos los señeros textos de Enrique Amayo, Fanny Flora Campillo, Daniel Omar de Lucía, Mónica Delgado, Fabiola Escárzaga, Ernesto Guevara, Daniel Kersffeld, Leif Korbaek, Emiliano Melgar, Carlos Meneses, Juan José García Miranda, Sergio Abraham Méndez, Alfredo Paulo Maya Rafael Ojeda, María Esther Montanaro, Rafael Pérez Taylor, Carlos Rubianes, Hernán Topasso, Guillermo Torres y Alberto Villagómez.
Los fautores de PACARINA DEL SUR señalan que es un proyecto colectivo. Y es, evidentemente, colectivo porque entre sus colaboradores existe una estrecha relación. Entre ellos existe una estrecha coincidencia de espíritu, de metas, de objetivos de ideario. Por eso es que se puede apreciar, desde ya, que esta revista está mucho más allá de ser un proyecto.
PACARINA DEL SUR ha nacido siendo mucho más que un proyecto porque es ya una realidad cuyas metas se van cristalizando en la recepción que ha tenido entre la intelectualidad americana.
Invitamos, pues, a todos nuestros amigos a visitar PACARINA DEL SUR, para leer los trabajos que, en esta hermosa revista, publican los mencionados estudiosos de nuestra realidad americana en su número dos y, por supuesto, los invitamos también a revisar los artículos ya publicados en su primer número.

http://pacarinadelsur.com/

Número 2, febrero de 2010

Pacarina es una voz andina, un término quechua de tenor polisémico que alegóricamente nos ayudará a expresar nuestras ideas, sentires y quehaceres. En Sudamérica la pacarina es multiforme, es decir, una y diversa. Signa y simboliza el amanecer, el origen, el puente de los territorios míticos, el lago, la laguna, el manantial y la mar del Sur, el principal eje de la unidad y movimiento del mundo contemporáneo. Por extensión, la pacarina enlaza sus sentidos a los seres fantásticos que emergen de sus aguas o habitan en ellas. Los runas en diálogo e intercambio con ella han ido tejiendo sus sentidos milenarios, conservándolos, reelaborándolos o creando otros nuevos.
De todos los atributos simbólicos de la pacarina, el más recurrente y afirmativo es el de sus aguas primordiales y cosmogónicas, entre el caos y el orden. Afirmar que las aguas presiden la vida, los orígenes, la tradición, la resistencia e incluso la opción de futuro colectivo deseable, no excluye otras posibilidades. Sabemos que la tierra tiene lo suyo, como el aire y el fuego y que el agua es su complemento, su enlace.
Pacarina del Sur expresará una corriente de pensamiento crítico cribado entre la antropología, la filosofía y la historia sobre diversos temas culturales, ideológicos, políticos y religiosos de Nuestra América. Y desde su tierra firme y sus islas navegará a contracorriente por el Océano Pacífico legando a sus lectores su bitácora, su catalejo y su brújula. Será en cierto sentido memoria y registro del agitado y fugaz presente, será también idea, sentimiento solidario, palabra y prisma cultural. Su itinerario se guiará por la utopía y la posibilidad de ser o hacer.

http://www.pacarinadelsur.com



Contenido:

ttp://www.pacarinadelsur.com/home/abordajes-y-contiendas

http://www.pacarinadelsur.com/home/alma-matinal

http://www.pacarinadelsur.com/home/brisas-y-oleajes

http://www.pacarinadelsur.com/home/figuras-e-ideas

http://www.pacarinadelsur.com/home/huellas-y-voces

http://www.pacarinadelsur.com/home/indoamerica

http://www.pacarinadelsur.com/home/mallas

http://www.pacarinadelsur.com/home/mar-del-sur

http://www.pacarinadelsur.com/home/mascaras-e-identidades

http://www.pacarinadelsur.com/home/movimientosvimientos

http://www.pacarinadelsur.com/home/pielago-de-imagenes

http://www.pacarinadelsur.com/home/resenas

http://www.pacarinadelsur.com/home/situaciones

http://www.pacarinadelsur.com/home/utopias

http://www.pacarinadelsur.com/lazos

http://www.pacarinadelsur.com/brujula-y-bitacora

miércoles, 17 de febrero de 2010

José María Arguedas... El nacimiento de un hijo ajeno.


El día viernes 19 de febrero de 2010, invitados por la Comunicadora Cecilia Ferrer Mariátegui, de la Dirección de Bibliotecas Académicas y Especializadas (DEBAE), Biblioteca Nacional del Perú -recomendados por el Sociólogo Alejandro Choque Martínez, Director de la Biblioteca de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos-, fuimos a dar una conferencia sobre José María Arguedas a un grupo de presos condenados por terrorismo agrupados en la “Biblioteca José María Arguedas”, que ellos han formado en el Penal (cuyo enlace es: http://bibliot-penal-jma.blogspot.com/).
Muchos de estos reos son abogados que han estudiado su carrera universitaria estando en prisión y no hace mucho que se han titulado. Otros reos aún continúan sus estudios. Este hecho nos muestra que son personas preocupadas por su devenir profesional y humano. Ellos -si juzgamos por esta y algunas otras manifestaciones aparenciales que hemos conocido-, van mostrando un perfil social diferente de aquel que los llevó a prisión y políticamente también van teniendo algunos cambios.
Los presos se llaman a sí mismos “presos políticos”. ¿Qué realidad hay en esta denominación que se dan? Pues esa es su realidad, ni más ni menos, si entendemos que ese término los identifica como elementos que, por su accionar eminentemente político, han terminado en esta prisión. En consecuencia, ellos son presos políticos, de acuerdo a estas consideraciones.
Habiendo estado su accionar terrorista –ya que utilizaron el terror como arma de lucha política-, determinado por su accionar e ideario políticos, siendo su accionar dirigido a la búsqueda de una sociedad diferente (utópica o no), no cabe otra calificación para ellos que la de políticos. Para eso han vivido. Por eso muchos han muerto. Por eso han ocasionado la muerte.
Y lo seguirán siendo por más que el Estado los denomine “delincuentes terroristas”, (en alguna otra oportunidad hablaremos de lo que significa el término “terrorista” en su plano histórico nacional e internacional y en sus consideraciones sociales, políticas y legales) en lugar de “presos políticos”. Estar en desacuerdo con su ideario y con su accionar, no invalida esta línea de reflexión.
La denominación “preso político” ha evolucionado a lo largo de los tiempos, de las sociedades, de los gobiernos que dirigen esta o aquella sociedad. Antiguamente el preso político era identificado más por haber sido apresado merced a tener ideas políticas diferentes, por tener ideas consideradas subversivas, corrosivas del ente social. A éstos se les llama hoy en día “presos de conciencia”, lo cual está prohibido expresamente por la Constitución.
Por otro lado, la consideración de lo que es “terrorismo”, ha sufrido una evolución completamente diferente en cada país desde que se le utilizó como arma primordial en la lucha política en el siglo XIX. La diversidad específica de definiciones existentes en cada país es la razón por la cual la ONU se ve en un gran problema para unificar los criterios sobre el particular. Ningún país quiere abjurar de lo que considera particularmente “terrorismo”, que puede tener muchos elementos arbitrarios escondidos bajo un lenguaje aparentemente cierto.
Los presos se quejan del trato que reciben porque se les niega derechos que todo ser humano tiene. Se quejan de cómo son tratados los que han sido liberados. Se quejan de cómo son tratados sus familiares. Si todo esto es cierto, nos llevaría a preguntarnos: ¿es humanitaria la forma como ellos son tratados? ¿Se les puede negar el trato humanitario a que tiene derecho todo ser humano?
En la calificación, juicio y condena de quienes resulten siendo “delincuentes terroristas”, hay obviamente mucho pan que rebanar. Se ha reconocido en otro momento que muchos de los encarcelados por terrorismo eran inocentes y se les concedió el indulto, mas no se les exculpó judicialmente. La polémica sobre este punto sería interminable.
Lamentablemente, tomar en cuenta solamente los intereses propios, ha sido la costumbre asumida de uno y de otro lado contendiente en el plano político. La reflexión ha sido relegada por el interés y hablamos de todos los grupos políticos, no solamente de este o de aquel grupo que pueden no sernos simpáticos o antipáticos. Por ello, lo que es malo en los demás -porque defienden lo que consideramos incorrecto-, es bueno en nosotros -porque pensamos que defendemos lo correcto-. Es curioso que pensemos que solamente los demás tienen la culpa, que nosotros somos inocentes. Y si podemos hacer trampas para ganar, está bien porque buscamos lo bueno, justo y correcto. Es lamentable, pero así es hasta en la vida cotidiana.
Por ello es que luchamos para imponer nuestras ideas, no para demostrar que son ideas ciertas, justas y necesarias. Se ha dicho que la libertad es la necesidad hecha conciencia. Este postulado es hoy en día más importante que nunca. Pero no nos damos cuenta que libertad que se impone deja de ser libertad. Por supuesto que en este planteamiento hay que ver los aspectos relativos que conlleva.
Si queremos que nos respeten, tenemos que respetar a los demás. Si creemos tener la verdad, debemos demostrar que esa es la esa verdad. Por votación no se prueba sino aquello en que la mayoría –o todos, si ese es el caso-, están de acuerdo. Es la experiencia lo que dirá si se tiene o no la verdad. Es el devenir de la vida, de la sociedad, de la historia, del conocimiento, lo que dirá si se tiene o no la verdad. Si los pueblos se equivocan, también se pueden equivocar quienes creen encarnar los intereses del pueblo. Aunque esto no debe llevar a la inacción porque la vida continua, la lucha también continua y la posibilidad de equivocarse siempre está presente. Y, sin embargo, las decisiones tienen que ser mayoritarias porque una decisión donde todos coincidan es prácticamente imposible.
Nos resultó muy digno de encomio ver las obras de artesanía que producen los presos políticos en sus talleres. Fue interesante contemplarlos trabajando completamente absorbidos por la labor que realizan. Fue gratificante observar y escuchar sus explicaciones sobre las manifestaciones particulares de aquello que plasman en sus trabajos.
Hemos conversado escuetamente, con algunos, acerca de su vida en prisión y las características particulares de lo que sicológicamente ha significado para ellos estar tanto tiempo en prisión, aunque no hemos tocado nada referente a las acciones que los ha llevado a estar presos. Aunque, hemos escuchado lo que piensan de sí mismos y las enseñanzas que les ha dejado su vida de tantos años en prisión.
En algunos documentos que, de alguna manera se nos hizo llegar después de nuestra visita, podemos apreciar que los presos del penal Castro Castro ven críticamente su propio pasado: “Esta [la “guerra interna” de los 80 y noventa del siglo pasado] ya ha terminado y los muertos son de todos” dicen. “Es tarea pendiente y necesaria la reconciliación nacional” añaden. Por eso señalan claramente: en “esta nueva década que se abre debe quedar atrás el encono, la venganza, la persecución política”. Estos requerimientos posbélicos son buscados por ellos considerando, dicen, que “la verdad debe abrirse paso con un debate amplio y sin prejuicios, dejando atrás todo interés personal o de grupo”. Por ello, dicen, “reivindicamos nuestro derecho a participar en la vida política del país conforme al artículo 35 de la Constitución incluyendo la participación en elecciones”.
En la conferencia que hemos dado a los presos políticos del penal Castro Castro, hemos hablado de un tema completamente diferente de lo que se suele hablar acerca de Arguedas, tema que tomamos de este texto que aquí insertamos.
Durante nuestra intervención observamos unos rostros atentos, unas risas que expresaban agrado por lo que escuchaban, unas miradas que manifestaban concentración… Uno de los asistentes hizo la siguiente acotación: ¿por qué no se hace un estudio de ADN de Arguedas? Por supuesto, es un punto interesante que terminaría, de plano, con toda especulación. Un estudio de ADN de José María Arguedas y de sus presuntas madres sería lo más apropiado, ciertamente.
Ha sido un gran honor para nosotros dar esa conferencia para los “presos políticos”. Después de la conferencia hubo un momento de preguntas que resultaron de lo más interesantes. Algunas intervenciones fueron muy novedosas, y otras no se relacionaban directamente con el tema de la conferencia. Aunque, debemos señalar, que la mayoría de ellos eran permeables y abiertos a ideas diferentes… eran más permeables de lo que la mayoría piensa. Es que, la vida es siempre novedosa, el conocimiento es infinito y la unanimidad es infecunda.
Al final nos despedimos sintiéndolos algo diferente, completamente diferente, de lo que la propaganda había dicho de ellos. Si es cierto o no lo que sentimos en ese momento, si es realidad o no lo que aquí expresamos, eso es algo que no podemos saberlo ahora. Solamente podemos señalar lo que sentimos y sabemos que el sentimiento muchas veces está reñido con la razón. Más allá no hemos podido penetrar. Juzgamos, pues, por estos elementos iniciáticos. No dejamos de darnos cuenta que en lo que manifestamos puedan tener muchos elementos equívocos. Si es así, siempre tendremos la oportunidad de corregirlos… si se nos demuestra el equívoco.
Agradecemos a Alejandro Choque Martínez -Director de la Biblioteca de la Universidad Mayor de San Marcos, y a la Comunicadora Cecilia Ferrer Mariátegui, de la Dirección de Bibliotecas Académicas y Especializadas (DEBAE), Biblioteca Nacional del Perú, excelentes personas, grandes profesionales con mucha sensibilidad hacia sus semejantes.






El Nacimiento de José María Arguedas
Walter Saavedra

"Solitario cóndor de los abismos,
helado cóndor negro;
me dijeron que yo nací en tu nido
triste
sobre la aguja de roca que nace
de la gran nieve, triste.
Aun así, aun así,
cóndor de la nieve que llora,
no explicaría mi nacimiento
este dolor, este llanto,
esta sombra que grita
en mis entrañas,
helado cóndor."
(José María Arguedas, “El forastero”).



Agradezco muy especialmente a los amigos, cuyo concurso e insistencia, hicieron que me decidiera a escribir este texto para presentarlo al último congreso arguediano que tuvo lugar en la Ciudad de México.
Mis agradecimientos especiales a Angélica Aranguren Paz (amiga tierna y constante, buena iqueña y mejor hija de Nazca). Nadie como ella para dar cariño y aprecio, nadie como ella para saber estar cerca aun en los momentos en que no está.
Gracias a Francisco Xavier Solé Zapatero, con quien compartí tanto tiempo, de quien aprendí mucho más de lo que podría yo expresar, mientras estaba visitando Lima; con el estuvimos conversando y, sobre todo, compartiendo las habitaciones donde nos alojábamos: eso propiciaba conversaciones largas en las que yo bebí -como muy pocos habrán tenido oportunidad- su gran conocimiento y su infinito amor por José María Arguedas. Con Xavier estuvimos viajando por los caminos de Arguedas en Abancay y Andahuaylas.

MAXIMO DAMIAN & JOSE MARIA ARGUEDAS


Agradezco también, tanto, a Francisco Amezcua, que dio lectura a mi texto el último día del Congreso, casi en el momento en que se iba a clausurar, y que tuvo el gesto inmenso de postergar dicha clausura solamente para dar lectura a mi texto.
Agradezco a Ricardo Melgar, mi amigo desde siempre, desde nuestras épocas de estudiantes en San Marcos... que supo estar donde otros no habrían estado, en el momento en que estuvo...
También mis agradecimientos infinitos, por supuesto, a Blandy Gutiérrez, sin cuya asistencia me hubiera sido muy difícil lograr los materiales que obtuve en Huanipaca.
Gracias a todos los que el tiempo avaro no me permite mencionar... pero que los siento presente siempre.
Gracias Huanipaca por tu cariño, por tu deferencia, por tu aprecio que sentí dentro muy dentro el poco tiempo que estuve por allá y que fue infinitamente inmenso por el aprecio que supiste darme, que sabes dar a quien se acerca a ti.
Walter Saavedra.
Lima, 12 de julio de 2006.


José María Arguedas
1.


Hace muchos años, leíamos en Luis E. Valcárcel algo que no teníamos cómo comprender en esos momentos: “José María fue hijo natural de un abogado de vida irregular” (“Memorias”, p.370). ¿Hijo natural? Era algo insólito. Nadie le hizo caso. Estaba plenamente aceptado que José María Arguedas era hijo legítimo del matrimonio de Víctor Manuel Arguedas Arellano y de Victoria Altamirano Navarro. No había opción para pensar que fuese un hijo habido fuera del matrimonio por Víctor Manuel Arguedas.
Pocos años después, llegó a nuestros oídos la noticia de que José María era hijo de una india de Huanipaca (Abancay). Esto nos remeció. Me hizo recordar: lo que decía Valcárcel: que José María no era hijo de Victoria Altamirano. Esta versión me la traía una dama huanipaqueña. A ella se la había dicho un profesor paisano suyo, residente en Abancay, llamado Blandy Gutiérrez Palomino. Era una pista para saber el porqué de la afirmación hecha por Luis E. Valcárcel. Era un camino que se abría. Había que ir por esa línea. Valcárcel no iba a hacer una afirmación tamaña sin tener pruebas... o sin creer tenerlas [1].

2.


Nuestras indagaciones iniciales no fueron más allá de establecer un nombre para la posible madre: Juanita Tejada. El profesor Gutiérrez nos confió que, a mediados de los años ochenta, Guido Guzmán, periodista de Abancay residente en Lima, en una reunión, le había dicho: “¿Sabías que Arguedas es de Huanipaca?”. El profesor Gutiérrez inicia entonces sus indagaciones.
Un nuevo estudio que hicimos de las obras de José María -teniendo en cuenta estos nuevos elementos-, revelaba la presencia de Huanipaca en ellas. Durante la segunda quincena de Septiembre de 2004, llevamos a cabo –acompañados de Blandy Gutiérrez, que hizo las entrevistas en quechua- un viaje por Abancay[2], Huanipaca, Karkeki y Cusco, y obtuvimos algunos testimonios que nos permitieron afirmar, con algo más de certeza, la hipótesis de que Juanita Tejada efectivamente había tenido un hijo nacido en la ex hacienda Karkeki (ubicada en Huanipaca, Abancay). Por las referencias similares que encontramos en las obras de Arguedas, aceptamos que el niño nacido fue precisamente él.
3.



De lo que encontramos en Huanipaca, lo que más nos conmovió e impresionó, fue que los sobrinos nietos de Juanita, tenían rasgos parecidos a los de José María, especialmente Alejandro –que vive en la ex casa hacienda de Karkeki-. Alejandro Tejada Guillén (de 75 años) era la viva imagen de José María Arguedas (muerto a los 58 años). Esta evidencia gráfica encontrada nos decía habíamos llegado al origen de todo este asunto[3].
Interesante es acotar que el profesor Gutiérrez manifestó que, en la partida de bautismo de Arguedas, en el lugar donde se escribía el apellido materno, había una “T” como letra inicial. Esta “T” se convertía en “A”, para dar cabida a la letra con que se inicia el apellido “Altamirano”, apellido con el que fue bautizado en Andahuaylas José María (esto le fue narrado Al profesor Gutiérrez por Carmen María Pinilla).
Es comúnmente aceptado que las obras literarias de José María Arguedas son, como él mismo lo manifestara, en mucho, autobiográficas. Pero en ellas hay que bucear buscando lo que nos es útil porque hay muchas contradicciones. Él dijo: “Vivo en medio de ciertas contradicciones que no puedo resolver” (Carta a John Murra, 17 de marzo de 1968, p.168). Por esto –que vale tanto para su obra como para su vida- tenemos que decidir qué tomar, y por qué, de esos elementos que dice que son autobiográficos. En toda obra literaria es natural que la fantasía juegue un papel importante, y él así lo reconoce en lo concerniente a la suya: “Las criaturas que alcancé a crear en mis novelas anteriores son la huella tenaz de las que conocí en el Perú y con las que me identifiqué y por lo mismo las modifiqué o idealicé hasta el infinito” (Carta a John Murra, 17 de enero de 1968, p.182). Pero, dejemos claro que José María era un hombre en cuya vida –en su conjunto- la fantasía desempeñaba un papel primordial. La fantasía desbordaba a la realidad.

Hombres de Bronce Alejandro Guerrero

1.


Veamos ahora lo referente a su nacimiento... El primer Tejada llegó a Karkeki, -de la Pampa de Anta (Cusco)-, con su familia, durante la guerra con Chile. Se llamaba Agustín. Él se asienta en Huanchulla. Su hijo, Máximo Tejada Pérez, le dio una nieta llamada Juana Tejada Gutiérrez (más conocida como “Juanita”). Ella nació en la hacienda. Muy pequeña Juanita, entró al servicio de Amalia Arguedas Arellano, esposa de Manuel María Guillén y García de los Ríos[4], dueño de Karkeki. “Los familiares de Juanita Tejada manifiestan de que ella ha trabajado desde los 8 años o 7 en las tierras del patrón... (audio incomprensible) Guillén”. (Resumen de Blandy Gutiérrez de las entrevistas hechas por él en quechua a Melchor Tejada y a algunos ancianos de Karkeki).
Era la Semana Santa de 1010. Como acostumbraba para sus fiestas, Guillén la celebró con la presencia de franciscanos cusqueños. Llegó de visita a Karkeki Víctor Manuel Arguedas Arellano. Es por esta fecha que seduce a Juanita, que ronda los 14 años de edad. Encontramos, en el mismo José María Arguedas, dos versiones de esta violación. En la primera que consignamos, por ser más escueta (la de 1966), está el nombre de la muchacha: Juanita. Veamos esta versión: “Encontró a su hijita de trece años, en el fondo de la covacha fuertemente abrazada a un desconocido (...) la pareja [estaba] encarnizadamente abrazada. La alta luz del crepúsculo y la extraña clarividencia de que gozaba aquel día hizo que distinguiera bien las figuras (...) ‘¡Desvirgada! –dijo- ¡Para siempre!’, mientras la pareja seguía apretándose (...) Yo... yo, mejor la hubiera desvirgado (...) ‘¡Desvirgada, endelante de mí, la Juanita!’, dijo” (Mar de harina, pp.249-250).

2.


Hombres de Bronce Alejandro Guerrero
3 .


La alusión a quien se hace referencia como al “padre” que encuentra a su “hijita de trece años” teniendo sexo, directamente apunta a Manuel María Guillén. No se trata pues de un “padre” biológico, sino de un padre mediante padrinazgo, un padrino. Y el “desconocido” no es otro que Víctor Manuel Arguedas, y mediante esa palabra quizá se alude a que vivía en un lugar muy lejos, un lugar que era para la mayoría “desconocido”. Hay muchos elementos en este relato que son comunes entre Supe y Karkeki y muchos otros que son mencionados y, a pesar de su dispersión, nos permite identificar mejor a los actores.
La segunda versión –que en realidad es la primera que escribiera Arguedas- está en la novela “Todas las sangres” (1964), en varios lugares y es más completa que la ya dada. Consignemos que Juanita era una mujer bajita, algo jorobada, gorda, de caderas anchas, cabellos castaño claro muy largos y amarrados en trenzas hacia arriba, ojos muy claros, quizás azules; era muy religiosa. Todo eso es desfigurado –aunque se puede reconocer- cuando, evidentemente, se convierte en Gertrudis, llamada la kurku (jorobada[5]). Arguedas señala: “A la kurku no la dejaron salir nunca de la casa. La vieja señora la recogió cuando supo que la kurku había cumplido tres años. Era hija de un lacayo del patrón. Los padres se la dieron agradecidos.
- Está ‘marcada por el Señor’, debe ser mía –había sentenciado la vieja señora. Ya era de edad entonces” (“Todas las sangres”, p.62, tomo I).

4 .


Sobre la violación se dice: “Don Bruno la corrompió, derramó sobre ella [la kurku] su maldita semilla y la malogró. Tenía doce años no más, y ese cerdo del infierno la violó en el corral” (Ibid. p.19, tomo I). “Don Bruno la forzó. Pero ella se dejó llevar al corral sin quejarse, sin pedir auxilio. Medio con sangre, temblando, él la devolvió a la cama de pellejos en que dormía” (Ibid. p.62, tomo I).
Cuando los franciscanos se van de Karkeki, después de la Bajada de Reyes de 1911, el niño les es entregado para que lo hicieran llegar al padre, Víctor Manuel Arguedas, en Andahuaylas: “Manuel María Guillén no habrá querido... ¿Qué cosa habrá sentido? Vergüenza (...) ¿Por qué le habrá dado su hijo [de Juanita] a los curas?” (Hija de Pablo Tejada Guillén). Recordemos aquí que en Huanipaca, a la criatura recién nacida, la aislaban rigurosamente, junto a su madre, durante un mes, para evitar que muriese pues estaba indefenso contra todas las fuerzas malignas. Es difícil, dada la religiosidad de Manuel María Guillén, que el niño no fuese bautizado estando los franciscanos allí. Igualmente es difícil que el viaje se produjese antes de cumplirse el mes de aislamiento. ¿Esperaron los franciscanos como un favor especial? ¿O, si se fueron antes, Juanita tuvo que irse también para proteger al niño? “Juanita tuvo un hijo. No lo amamantó. Lo siguió hasta que él tuvo 5 o 6 años, a... audio incomprensible)” (Luz Marina Tejada). Juanita acompañó al niño y permaneció con él hasta que cumplió los 6 años, que es cuando se fue a vivir a Puquio con su padre.

Hombres de Bronce Alejandro Guerrero
5 .


Veamos que dice el profesor Gutiérrez en su resumen: “Ellos [los familiares] supieron manifestar en el idioma quechua de que verdaderamente Juanita ha trabajado allí y muy posiblemente haya tenido un hijo que andaba con ella en la hacienda y después desapareció. Esto daría a entender más o menos que cuando el chico lo llevan a Andahuaylas, de allí regresa acá (a Abancay) y hace sus estudios... (audio ilegible)” (Blandy Gutiérrez en su resumen de las entrevistas). Ha de ser por eso que Luis E. Valcárcel dice: “En Apurímac tuvo a su hijo José María, quien en un primer momento lo acompañaba en sus viajes, pero luego fue abandonado en una comunidad del mismo departamento de su nacimiento, cuando sólo contaba con cuatro o cinco años de edad” (“Memorias”, p.371). Es posible que José María regresase a Karkeki con Juanita al morir Victoria Altamirano -hay un error en la datación de Valcárcel pues se trataría de los 2 años y medio a los cinco- y luego fuera a Abancay a estudiar, cuando contaba los cinco años de edad y parte de cuando tenía seis años. Esto último siguiendo al abanquino Lucio D. Castro Medina –nacido en Cachora cuando formaba parte del distrito de Huanipaca- en el libro “Abancay de mis recuerdos” (p.62). Castro estudió con José María Arguedas en la escuela 661.

6 .


En sus últimos días, Juanita perdió la razón y se la pasa hablando del “niño”, de “mi niño. Transcribimos lo que la hija de Pablo Tejada Guillén dijo, después de enterarse de nuestra hipótesis de que Juanita había tenido un hijo:
- Entonces era por eso que la Juanita lloraba pues, andaba... o sea, dice que cuando ya estaba perdiendo el uso de razón ella buscaba a su hijo, le llamaba... (audio incomprensible).
-¿Buscaba a su hijo?
- Buscaba al esto... a un tal... pero siempre ella hablaba por “el niño”, “el niño”, andaba buscando al “niño”.
- Sí, porque a él le llamaban “niño”.
- Cuando ella se estaba volviendo desquiciada, andaba buscando al “niño”, preguntaba dice por “el niño” siempre (...) Juanita Tejada buscaba al “niño”, al “niño”.
-¿”Mi niño” decía?
- “Mi niño”. Esto es lo que yo... sé siempre... mi papá [Pablo Tejada] también decía “mi niño” (...)
-¿No decía [Juanita] “mi hijo”?
- No decía. Solamente decía “el niño” (Hija de Pablo Tejada Guillén).
Traigamos a colación la consideración de que en sus primeros relatos autobiográficos José María se llama a sí mismo “niño” (recuérdese especialmente “Warma kuyay” traducido por el mismo Arguedas como “Amor de niño”. “Warma” le dicen al niño indio, porque al hijo de misti le dicen en español “niño”).

José María Arguedas, por July sanchez Fuentes


En 1962 Arguedas conoce, en Chile, a Pedro Lastra, cuya esposa tiene por nombre Juana y aparece en las cartas de Arguedas como “Juanita”. Es interesante entresacar algunas partes de esta correspondencia (Editadas por Edgar O’Hara) y mezclarlas teniendo en cuenta lo anteriormente visto. Arguedas le decía a P. Lastra: “Ahora tengo un pueblo [Chile] de hermanos que me acompañan por dentro: tú especialmente (...) y por último la inagotable maternidad de Juanita” (20 de mayo de 1963, p.36). Por esto, acaso, también decía: “A ti y a Juanita los tengo como si estuvieran a la vuelta de la esquina o más cerca, en mí mismo” (26 de abril de 1962, p.20). Luego señalaba: “A mí la ciudad [Santiago] y su calor seco me hace renacer” (no tiene día, es de 1962, p.28)... Me hace “renacer”.
Resulta interesante que, en ese contexto, Arguedas le enviara a Lastra el harawi escrito para Demetrio Rendón Willka por su padre, y que luego aparecería publicado en “Todas las sangres”: “No has de olvidarte, hijo mío,/ jamás has de olvidarte:/ vas en busca de la sangre,/ has de volver para la sangre,/ como el gavilán que todo lo mira/ cuyo vuelo nadie alcanzará” (22 de mayo de 1963, p.71). Vas en busca de la sangre... es, eso, esencialmente, lo que lo hacía ir a Santiago, es decir, la solución del problema cuyo origen se situaba en su infancia y en el que tanta importancia tenía precisamente Juanita, la madre india, aquella mujer que le dio la vida: “Voy donde ustedes en busca de energía. Sólo Chile me da vida” (21 de septiembre de 1963, p.75). Chile y Juanita están relacionados, al menos desde que conoce a P. Lastra y a su esposa Juanita. “En ti Pedro, y en otra persona, encuentro el símbolo de lo que Chile representa para mí: la resurrección y la felicidad; es decir, la felicidad que hace posible la resurrección” (23 de abril de 1963, p.74). No excluimos que se haya entendido, cuando se refiere aquí a la “otra persona”, que pudiera tratarse de Lola Hoffmann... no hay que olvidar que a ésta la llamaba “mamá Lola”; y todo esto también está dentro de las ambigüedades con que Arguedas gustaba jugar, para confundir a quienes lo escuchaban o leían.

COCA QUINTUCHA: MÁXIMO DAMIÁN Y JOSÉ MARÍA ARGUEDAS


La profunda religiosidad de Manuel María Guillén (que estudió en el Seminario y no hizo los votos sacerdotales para encargarse de sus haciendas), hacía imprescindible que el niño fuese bautizado durante el tiempo que estuvieron los franciscanos en Karkeki: “Manuel María Guillén quería que los niños se bauticen de meses, no de grandes, no admitía que crezcan sin bautizo (...) Mandaba a los empleados a los caseríos a ver cuántos niños había para bautizar, cuántos matrimoniantes hay para que se casen y el empleado traía el número de todos” (Erlinda Guillén Guillén, hija de Manuel María Guillén). El probable nombre del primer bautizo de José María habría sido Alberto Federico[6] Arguedas Tejada. Todo esto es lo que nos lleva a considerar que José María nació mucho antes de lo que hoy se considera. Probablemente haya sido un 22 de diciembre su fecha real de nacimiento[7]. Esto haría su caso similar al de José Carlos Mariátegui.
Por todo lo dicho, no resulta nada raro que José María Arguedas haya hecho resaltar tanto en “Runa yupay”[8], (ambientada en Huanipaca), las madreselvas (donde se puede destacar la palabra “madre” si eliminamos “selva”) que su tía Amalia tenía en el patio de su casa, que estaba situada frente a la plaza de armas del pueblo. En “Los ríos profundos”[9], desde el mismo nombre está presente Karkeki, pues “ríos profundos” es el nombre con que se conoce el lugar donde se unen los ríos Apurímac y Pachachaca, en el confín de la hacienda Karkeki (que limita con Andahuaylas y La Convención), cerca de Cachicunca (las minas de sal que están el interior de esta ex hacienda). Muchos otros elementos de esta novela son huanipaqueños, y de Karkeki mismo, comenzando por el mismo “viejo”, a quien se consigna con el nombre de Manuel Jesús Guillén.

JOSE MARIA ARGUEDAS SUCEDIO EN EL PERU PARTE 1
1 .


Huanipaca está presente, también, en el relato “Diamantes y pedernales” -ambientado claramente en Apurímac- a través de su personaje principal “don Mariano”, quien es reconocido como propio de este distrito... La misma “opa Marcelina” de “Los ríos profundos” ha sido reconocida también como propia de Huanipaca. Recordemos que a los originarios de Huanipaca se les conoce con el mote de “sonsos” (opas), por el bocio que existió en ese lugar. Lo que nos muestra el porqué de la costumbre de Víctor Manuel Arguedas y de Arístides de llamar “zonzo” a José María, y éste mismo se motejaba así en algunas cartas. Lo que nos dice que ellos sabían del nacimiento de José María en Karkeki.
Hay una “confusión” (que en realidad no lo es) muy grande cuando se habla de Karkeki, de Huanipaca y de Abancay pues es como si se estuviera hablando del mismo lugar cuando se los menciona. Y sus razones existen para ello. Es en esta línea podemos considerar a Valcárcel cuando dice que el abogado “en Apurímac tuvo a su hijo José María” (“Memorias”, p.371), y recordar que cuando habla de “Apurímac”, la gente se refiere a Abancay. Véase, como un ejemplo, cuando se menciona el carnaval apurimeño, únicamente (o preferencialmente, si se quiere) se hace referencia al carnaval de Abancay. Dentro de todo lo que llevamos diciendo, no está nada fuera de contexto esta identificación de Apurímac con Abancay, donde se encuentra Huanipaca.

2 .


Opa Marcelina... Opa Mariano... es curioso que en “Warma kuyay” se haga varias veces referencia -al inicio mismo del relato- a que su personaje central –autobiográfico- sea un “sonso”, un opa. “Sonso” es el mote con que se conoce a los huanipaqueños en la zona, haciendo alusión indudable al cretinismo que acompaña al bocio. “Huanipaca, como todos esos rincones de Apurímac, es pueblo de indios; k’oto llak’ta, le dicen los indios de ese lado del Perú; porque hay mucha gente con coto [bocio], hombres, mujeres y niños; dicen que por el agua, o por el aire; hay indios que tienen hasta dos y tres bultos en el cuello” (“Runa yupay”, p.128). ¿Ante todo esto no nos resulta por demás interesante que Arguedas fuese tan afin a una señora con bocio? “Él (José María Arguedas) era muy pegado a mi abuela Josefina Vernal que era ciega y le hablaba largamente, los dos solitos en la penumbra. Y mi abuela sufría de esa misma enfermedad del bocio que dices había endémico en ese pueblo, a esas aguas de beber, les falta yodo, mi abuela era natural de Iquique, Prima del héroe Alfonso Ugarte Vernal.” (Cecilia Bustamante Moscoso, carta del 21 de abril de 2005). Cecilia añade: “José María conversaba mucho con mi abuela en la penumbra del comedor; yo los observaba a través de la mampara, en alguna tarde opaca de invierno limeño que me apretaba el corazón con algo parecido al miedo. Desde mi sillita de mimbre veía que estaban juntos a la cabecera de la mesa, como si él estuviera dando quejas de sus penurias de niño. La abuela sacudía la cabeza, le hacía preguntas, le tanteaba la mano.” (“Una evocación de José María Arguedas). Dos importantes personajes de la novela “Todas las sangres” llevan el apellido K’oto: Adrián[10] y su hijo David, que viven en la hacienda La Providencia, descrita con tantos elementos comunes con Karkeki (incluyendo su pisonay[11] que tiene ya más de ciento cincuenta años). Este apellido, K’oto, es escrito como escribe José María Arguedas, en ”Runa Yupay”, la traducción quechua de “bocio”, es decir, “k’oto”.

3.


Con todo lo anteriormente tratado, comprendemos mejor el que Arguedas haya dicho que nació en la cultura india. Indio lo consideraban en la Universidad de San Marcos y, por cierto, también en la Peña Pancho Fierro donde cantaba y tocaba guitarra. Yolanda López Pozo puntualizaba que José María Arguedas “tocaba la guitarra y cantaba sus huaynos con mucha emoción, le gustaba hacerlo como un verdadero indio” (Pinilla, “Arguedas en familia”, p.399). Él dijo lo mismo en varias ocasiones. Arguedas quiso escribir en quechua desde el inicio (John Murra, “Semblanza de Arguedas”). Señalaba José María Arguedas: “Conozco la cultura india por haber nacido en ella. Yo aprendí a hablar en quechua” (“Canciones y cuentos del pueblo quechua”, p.166). A Hugo Blanco le decía: “Hermano, querido hermano, como yo, de rostro algo blanco. Del más intenso corazón indio, lágrima, canto, baile, odio” (Carta de Arguedas a Hugo Blanco, 1969, p.13-14). Por esta razón él puntualiza también: “Con el cariño de los indios me sentía protegido (...) Ellos eran mi familia. Yo no entendí nunca bien el mundo de mi padre” (Arguedas, Testimonio, sobre preguntas de Sara Kastro Klarén, p.47[12]). Su madre, india, vivió con él hasta que tuvo seis años de edad. Pero nunca lo trató sino como “niño”. Su padre era de ascendencia española.
Con lo anterior comprendemos qué quiere decir cuando escribe: “¿Quién soy? Un hombre civilizado que no ha dejado de ser, en la médula, un indígena del Perú; un indígena, no indio” (citado en Cecilia Bustamante, “Una evocación de José María Arguedas”, p.188). La aclaración “indígena, no indio”, hace referencia a algo que ni él mismo diferenció. Está aquí otra muestra de lo que llamábamos “ambigüedad” anteriormente. En sus obras no hay diferencia entre indio e indígena. En realidad, él nos está diciendo que siendo un hombre civilizado, no ha dejado de ser indio. Lo puntualiza claramente. Además, “indio” se llamó a sí mismo directamente (Ver carta a Pedro Lastra de 23 de marzo de 1963, p.72).

4 .


Bibliografía

ARGUEDAS, José María
• “Amor mundo”. En “Relatos completos”. Editorial Horizonte. Lima, 1987.
• “Canciones y cuentos del pueblo quechua”. En “José María Arguedas, ¡Kachakaniraqmi! ¡Sigo siendo! Textos esenciales”, Edición de Carmen María Pinilla. Fondo Editorial del Congreso del Perú. Lima, 2004.
• “Canto quechua con un ensayo sobre la capacidad de creación artística del pueblo indio y mestizo”. En “José María Arguedas, ¡Kachakaniraqmi! ¡Sigo siendo! Textos esenciales”, Edición de Carmen María Pinilla. Fondo Editorial del Congreso del Perú. Lima, 2004.
• “Diamantes y pedernales”. En “La agonía de Rasu-Ñiti”. Populibros peruanos. Lima, s/f.
• “El forastero”. En “Relatos completos”. Editorial Horizonte. Lima, 1987.
• “Mar de harina”. En “Relatos completos”. Editorial Horizonte. Lima, 1987.
• “Los ríos profundos”. Editorial Horizonte. Lima, 1986.
• “Runa yupay”. En “Relatos completos”. Editorial Horizonte. Lima, 1987.
• Testimonio, sobre preguntas de Sara Kastro Klarén. En la revista “Hispamérica”. Año IV, Nº 10. Buenos Aires, 1975.
• “Todas las sangres”. Biblioteca peruana, Ediciones PEISA, Lima Perú, 1973. Dos tomos.
• “Warma kuyay”. En “Relatos completos”. Editorial Horizonte. Lima, 1987.

ARGUEDAS, José María y Hugo BLANCO.
“Correspondencia entre Hugo Blanco y José María Arguedas”. En la revista “Amaru”. Nº 11. Publicada por la Universidad Nacional de Ingeniería. Lima, diciembre de 1969.

BUSTAMANTE, Cecilia.
“Una evocación de José María Arguedas”. En el Número especial dedicado a José María Arguedas de la “Revista iberoamericana”. Volumen XLIX, número 122, enero-marzo 1983.

CASTRO MEDINA, Lucio D.
“Abancay de mis recuerdos”. Lima 1973.

FORGES, Roland.
“José María Arguedas, la letra inmortal. Correspondencia con Manuel Moreno Jimeno”. Ediciones de los ríos profundos. Lima, 1993.

GUILLÉN, Manuel María.
Testamento de 1933. Arequipa. Fotocopia expedida en 1958, del original que se encuentra en el archivo del Notario Víctor Rojas, administrado por el Notario Eduardo Benavides Benavente[13].

MURRA, John V. y Mercedes LÓPEZ-BARALT, editores.
“Las cartas de Arguedas”. Pontificia Universidad Católica del Perú. Fondo Editorial. Lima, 1996.

MURRA, John V.
“Semblanza de Arguedas”. En, “Cartas a Arguedas”. Pontificia Universidad Católica del Perú. Fondo Editorial. Lima, 1996.

O’HARA, Edgar, editor.
“Cartas de José María Arguedas a Pedro Lastra”. Colección Entre Mares. LOM Ediciones. Santiago de Chile. Agosto de 1977.

ORTIZ RESCANIERE, Alejandro (editor).
“José María Arguedas, recuerdos de una amistad”. Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial. Lima. 1966.

PINILLA CISNEROS, Carmen María (Editora).
“Arguedas en familia”. Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial. Lima. 1999.

VALCÁRCEL, Luis E.
“Memorias”. Instituto de Estudios Peruanos (IEP). Lima 1981.

5


Notas

[1] Como bien nos dijera Angélica Aranguren Paz.
[2] En un viaje anterior –en realidad de no mucho tiempo antes- que hicimos acompañando a Francisco Xavier Solé Zapatero, tuvimos la oportunidad de escuchar en Abancay, de labios de una jovencita, sin que nosotros hayamos hecho ninguna alusión sobre el particular, esta misma versión que ya por entonces llevábamos. Ella nos decía lo que pensábamos... Mayor razón para volver.
[3] Hicimos que Alejandro Tejada tuviera en sus manos los “Textos esenciales” de Arguedas editado el 2004 por Carmen María Pinilla Cisneros, que tiene en la portada un nítido retrato de José María Arguedas, y nos maravillamos de la semejanza existente entre uno y otro rostro. El mismo Alejandro Tejada lloraba cuando veía la foto y escuchaba lo que le contábamos nosotros. Él nos dijo no tenía noticia de un posible pariente con la fama de éste que le mostrábamos, como tampoco la tenían sus hermanos Lázaro y Néstor. Pero sí conocían de esto sus hermanos mayores Pablo y Melchor. Los sobrinos de Juanita Tejada tienen un recuerdo grato de ella. Especialmente Alejandro, que manifiesta que fue su preferido... y el parecido explicaba el porqué.
[4] Algunos estudiosos de Abancay llaman a Manuel María Guillén con el nombre de “Manuel Jesús Guillén”, que denota la influencia de los franciscanos, que lo hacían llamar así porque no eran Marianos (Agradecemos la aclaración sobre el particular que nos hiciera Ricardo Melgar Bao oralmente). Este es el origen del nombre éste, que figura en “Los ríos profundos”.
[5] José María Arguedas señala que Kurku es “jorobada”, pero en el quechua de Lucanas “kurku” en realidad significa “doblada”, “agachada”, esa palabra no describe a una persona jorobada, aunque puede admitir una ligera joroba, justo como era Juanita Tejada. En Lucanas existe una palabra específica para la persona que tiene joroba, y es: “moqawasa”, que significa “jorobada”.
[6] Según se consigna en “Todas las Sangres” (p.217, tomo II), para el hijo de don Bruno, Alberto Federico Aragón Gutiérrez Chalcos. Al niño que nacerá se da como apellido materno el propio apellido materno de Juanita: Gutiérrez. En la Novela se encuentra en cursiva los apellidos Gutiérrez y Chalcos, que nos estaría indicando que había que poner atención a esa relación. Los indígenas de la novela dicen: Alberto Federico Aragones Gutiérrez Chalcos.
[7] Lo decimos guiándonos por la forma especial con que menciona esta fecha y cómo se la siente con relación al 18 de enero, en una carta de 1968 (Carta a John Murra, 22 de febrero de 1968, p.188). Sabemos que en Chimbote no le prestaba mucha atención a su cumpleaños oficial.
[8] No era casual que Arguedas escogiera la comunidad de Huanipaca para ambientar un relato que iba a ser de difusión obligatoria en todo el país: llegarían (es decir, llegaron, cuando se imprimió) tres ejemplares a cada colegio para ser leídos y analizados y seguidos por los maestros como guía para el censo de 1941. Hemos tenido la ocasión de ver un ejemplar que llegó al colegio de Huanipaca. No, no era casual que escogiera esta comunidad. Ni fue tampoco casual que, después de salir del Sexto, se fuera a esa comunidad a pasar un tiempo. Se pasaba la mañana sentado en un cerrito que está al costado de la población -un cerrito llamado Sicuco-, desde donde se divisa el imponente Apu Salqantay, y desde el cual puede verse también Choquequirao, el lugar donde se debe haber refugiado Manco Inca de los españoles, según apunta la tradición huanipaqueña.
[9] Aunque, lamentablemente, los abanquinos, se hayan sentido heridos por lo que Arguedas dice de Abancay. Por esto sus intelectuales rechazan airadamente a José María Arguedas, muchos sin conocerlo, sin haberlo leído. Claro que hay intelectuales, como Lina Chauca, que lo respetan y aman mucho y hasta se fueron a Andahuaylas a rendir tributo a sus restos, cuando fueron trasladados a ese lugar, diciendo: Al fin Arguedas está en Apurímac.
[10] “Adrián K’oto, cabecilla de Kuychi y de todos los siervos de los Aragón de Peralta” (“Todas las sangres”, p. 41, tomo I).
[11] Recordemos que el féretro de José María Arguedas fue velado junto a un pisonay –que hoy ya no existe- en la Universidad Agraria de La Molina... el mismo árbol que se encuentra en el patio de la ex hacienda Karkeki, donde estamos considerando que él nació. Resulta sumamente curioso.
[12] Ver también “Canto quechua”.
[13] Erróneamente se le atribuye a Juanita el apellido Pérez en este testamento, en lugar del suyo propio que era Tejada. Muchos estuvieron ese mismo error. Ella era conocida como “Pérez” porque gustaba cantar –con sus hermanos- una canción llamada “Pérez uchucha” (Ajicito de Pérez). En realidad todos eran conocidos como los Pérez. Algo influye, por supuesto, que el apellido materno del padre fuese precisamente Pérez.


WAYTAY - LA AGONÍA DE RASU ÑITI
1



Arguedas, el hijo ajeno
Danilo Sánchez Lihón
Lima, enero 2009

"Amor
contra el espacio
y contra el tiempo"
César Vallejo

1. Los enigmas de su nacimiento

José María Arguedas es quien nos develó el mundo andino con entrañable fervor y hermosura. En las reseñas sobre su vida se consigna que nació el 18 de enero del año 1911 en Andahuaylas, en el departamento de Apurímac, región de cerros inhiestos y pavorosas hondonadas.
Se refiere, además, que fue hijo del abogado Víctor Manuel Arguedas y la señora Victoria Altamirano Navarro, quien era hacendada y murió cuando él tenía dos años y medio de edad.
Sin embargo, sobre estos datos ha sobrevenido la controversia y ahora su nacimiento está lleno de enigmas y paradojas.
Y esto desde que Luis E. Valcárcel su dilecto maestro, colega de trabajo y amigo entrañable, revelara en sus memorias que era hijo natural. Y fruto de una relación irregular.
Esto motivó una pregunta inquietante en personas que quieren y aman a Arguedas, cual es:
¿Cómo es aquello de hijo natural y fruto de una relación irregular?

2


2. Aflora, se filtra y horada

¿Entonces no es hijo de las personas cuyo apellido formal su nombre consigna?
De otro lado, desde la localidad recóndita de Huanipaca se ha extendido lo que allí se sabía desde el principio, y que ahora resuma por entre las piedras, la tierra fecunda o los abrojos.
Y es aquello que parecía una historia aparentemente enterrada y secreta. Y que ahora aflora, se filtra y horada hasta las rocas. Y que se sintetiza en lo siguiente:
a. José María Arguedas nació fuera del matrimonio Arguedas-Altamirano.
b. Es hijo del padre que se menciona y reconoce. Pero en una criada, cual es: Juanita Tejada.
c. El niño fue arrebatado del seno de su madre natural y se lo presentó como hijo legítimo del matrimonio formalmente establecido.
d. Muerta la señora Victoria Altamirano la criada Juanita Tejada reclamó a su hijo. Y este regresó a sus brazos.
e. Luego el niño volvió a ser recuperado por la familia Arguedas.

Sueño del pongo


3. Historia que se hace leyenda

Han sido y son consecuencia de todos estos sucesos:
a. Que Juanita Tejada confinada en Huanipaca enloqueció reclamando a su hijo y al sentir que era imposible recuperarlo.
b. Que José María Arguedas Altamirano es en verdad José María Arguedas Tejada.
c. Que él sabía esta historia y debe haber sido uno de los motivos más gravitantes en su desapego por la vida y en su suicidio concomitante.
d. ¿Quién sino él reveló estos datos a Luis E. Valcárcel, con el que trabajó estrechamente, fueron amigos y confidentes?
e. La vida de José María Arguedas estuvo lacerada por dolores y ausencias muy hondas. Y signada a vivir con los siervos y domésticos y al lado de los parias de la tierra.

YO SOY EL HUAYNO-EDWIN MONTOYA


4. Origen que se hace mítico

Se han recogido datos que dan indicios de esta tesis o suposición. El informe lo suscribe Walter Saavedra donde se dan estos alcances:
a. Que las fechas del posible encuentro entre el padre de José María y la criada Juanita Tejada coinciden.
b. Que los parientes de Juanita Tejada recuerdan que ella tuvo por aquella fecha del nacimiento de Arguedas un hijo varón.
c. Que el genotipo biológico de José María Arguedas corresponde al tronco familiar de Juanita Tejada. (Blanco de piel, ojos claros, zarco, con el pelo castaño y ondulado).
d. Que en la investigación se encontró a un sobrino nieto de Juanita Tejada llamado Alejandro Tejada Guillén, que era "…el vivo retrato" de José María Arguedas.
e. Que la localidad lejana de Huanipaca guarda esta historia como un secreto.

Silvia Falcón


5. En una quebrada

A ello se agrega:
a. Que los pobladores del lugar conocen que la muchacha enloqueció porque le arrebataron a su hijo.
b. Que en la partida de bautismo después del apellido paterno Arguedas figura una T borroneada.
c. Que José María tuvo una especie de fijación en sus novelas acerca de estas relaciones desiguales de patrones y servidumbre.
Cabe suponer entonces que nació no en un pueblo grande, sino en un lugar remoto, posiblemente una quebrada.
Y en una casa pobre y vetusta, porque estos son también escenarios que constituyen una fijación en sus obras.

Yawar Mayu


6. Nació en un resquicio del mundo

Nació en una quebrada. Y pensemos en la significación de esta palabra.
Porque mujer y niño, todavía en el vientre, fruto de una relación abrupta se recluyen en los pliegues que hace la Tierra.
Porque la mujer embarazada del patrón se refugia en un lugar inaccesible.
Permanece oculta en los resquicios o resquebrajaduras del mundo donde se alivian esas relaciones prohibidas.
Porque son las quebradas andinas, como dobladuras atroces de los cerros, los lugares más propicios a vivir en otro mundo.
Son a su vez los lugares más prodigiosos, atravesados de cursos de agua límpidos y cristalinos que purifican penas, agobios y estigmas.

ARGUEDASNINCHIK (Nuestro Arguedas)


7. El estallido mudo de la creación

Siendo así José María Arguedas vería la luz primera del sol en alguno de esos parajes que son milagros sobrenaturales de la naturaleza y de la vida.
Quebrada envuelta entre bosques. Donde cada arbusto, planta y espiga tienen alma, donde toda la naturaleza estalla y se pasma.
Donde el día y la noche se juntan en una comunión de amor y de muerte.
Donde la noche es oscura y el ser humano aprende a escudriñar las sombras y a saludar al sol horadando las tinieblas, como él lo hizo en sus obras.
Donde los cerros, los seres y las cosas tienen estupor. Donde pugna la vida porque poderosa es la muerte.
Y allí también sentiría la noche estrellada, donde la luna riela en el empedrado del patio.
En ese mundo nació Arguedas.

Shapra - Homenaje al Tayta Arguedas - Andahuaylas


8. En ese mundo nació Arguedas

Quebrada como aquella que recreó en su cuento Huarma Kuyay, "Amor de niño", donde dice:
Noche de luna en la quebrada de Viseca…
Me fui hacia el molino viejo; el blanqueo de la pared parecía moverse, como las nubes que correteaban en las laderas del "Chawala". Los eucaliptos de la huerta sonaban con ruido largo e intenso; sus sombras se tendían…
Donde todo es distante y cercano, el grillo anuncia y el zureo de la torcaza predice.
De casas desperdigadas, algunas ennegrecidas por la pena. Donde el aliento y el susurro reemplazan a la voz cotidiana.
Donde las noches son invisibles por lo sobrenaturales. Pero que al final se asumen y se sobrevive.
Porque en ellas se manifiesta el estallido mudo de la creación.

Duo Arguedas


9. El hijo ajeno

Pero hay otros estigmas en la vida de José María Arguedas, aparte de su nacimiento tan misterioso.
Su padre era un abogado errabundo, sin asiento fijo, un doctor en leyes, pero ambulante. Quien iba buscando clientes y pleitos. Y en ese afán encontró a una señora a quien hizo suya. Y fue a su hijo a quien dejó en esa hacienda. Ese hijo también se quedaba en los lugares y en las escuelas y los colegios por donde el padre pasaba.
Pero lamentablemente el abogado perdía los juicios igual que al hijo por los caminos.
Esto lo enrostran al niño sus hermanastros: que su padre los esté hundiendo en la ruina. ¿De qué vale entonces que su madre se haya comprometido?
Y no hay peor afrenta para un niño que aquella que rompe la imagen del padre. Y lo cuestiona.

abancay- el sureñito-achanjaracchay(carnaval)


10. ¿Qué es el Perú?

A aquel niño le hacían sentir el peso de esas desidias, ausencias y extravíos. Y aquel padre errabundo seguía en su deambular como si huyera de algo o de alguien.
Y al niño amenazaban cobrarle lo que su padre perdía. A quien le imponían trabajos para que devolviera siquiera en parte lo que su progenitor había descalabrado.
Tan igual, idéntico al destino del Perú que José María Arguedas asumió con amor entrañable y sin medida. Por eso es importante recrear esta historia.
Porque, ¿acaso no pagamos una deuda externa que es ineptitud de nuestros antepasados, adeudo por demás infame, confuso e irredento?
¿Qué es el Perú sino la madre ausente, muerta y arrebatada de nuestros brazos? Y qué son los padres que nos gobiernan sino erráticos, confusos y descalabrados?
Y los otros padres, ¿no están desperdigados por el mundo, errando por estas y otras comarcas, enviando emolumentos que no compensarán jamás la ausencia de su cariño?

Vano Oficio: Los ríos profundos


11. Aquel caminar nómada

Estigmas que grafican en la vida de un hombre emblema y símbolo como es Arguedas lo que nos toca como comunidad y nación.
Porque, ¿no es extraño y apartado de un sentido lógico que un padre deje al hijo con la madrastra y vague por rumbos inciertos?
"Yo soy hechura de mi madrastra. Mi madre murió cuando yo tenía dos años y medio. Mi padre se casó en segundas nupcias con una mujer que tenía tres hijos… Me dejó en la casa de mi madrastra que era dueña de la mitad de un pueblo. Tenía mucha servidumbre indígena y el tradicional menosprecio e ignorancia de lo que era un indio… ", diría él.
Y porque lo odió tanto lo hizo vivir con los indios.
Y aquel caminar nómada del padre se proyecta también en el hijo. José María. Quien fue errante él mismo: sus estudios primarios los realizó en tres ciudades: en San Juan de Lucanas, en Puquio y en Abancay.
Sus estudios secundarios en otras tres diferentes: en Ica, Huancayo y Lima.
Fue trashumante en diversos trabajos, en las ciudades en que vivió y hasta en los vínculos de pareja que alcanzó a establecer.

abancay-el sureñito-tintinchay (carnaval)


12. Ser tratado como a otro y como ajeno

"…mi madrastra… me tenía tanto desprecio y tanto rencor como a los indios (y) decidió que yo había de vivir con ellos en la cocina, comer y dormir allí.
Así viví muchos años… Los indios y especialmente las indias vieron en mí exactamente como si fuera uno de ellos, con la diferencia de que por ser blanco acaso necesitaba más consuelo que ellos… y me lo dieron a manos llenas".
Fue su drama. Y también encuentra allí su liberación. Fue ser tratado como a doméstico, siendo distinto. Lo que constituyó una grieta.
Fue el darle trato de indio siendo niño blanco.
De paria siendo hijo de abogado. Y de extraño siendo miembro de familia.
Fue la vida quebrada de quien nació en una quebrada, abrupta y escondida. Siendo él central o de centro.
He aquí una manera de castigar a alguien tratándole directamente como a otro. Y como ajeno.

Zorros de arriba


13. Sirviente de los hijos de la madrastra

Ya el Inca Garcilaso de la Vega nos había advertido un anatema:
"El Perú es madrastra de sus propios hijos. Y madre de los ajenos".
José María sufrió un estigma peor: hacerlo sirviente de sus hermanastros.
Sirviente de los hijos adultos de su madrastra. ¿No parece un castigo peor a cualquiera que se consignan en el infierno? Y lo anoto con todo su horror porque de todo ello él hizo himno de redención:
Pero no solo he sido hechura de mi madrastra. Hubo otro modelador tan eficaz como ella… pero un poco más bruto: mi hermanastro… Cuando yo tenía siete años me obligaba a que me levantara a las seis de la mañana a traerle su potro negro desde una chacra muy grande…

cuna takiraqui -martina portocarrero


14. Los dos Balazos

Un día se perdió su poncho de vicuña y lo acusó de haberlo perdido:
Levantó el rebenque para pegarme en la cara y a última hora se arrepintió… Pero luego ya en la cocina: …entró mi hermanastro… me quitó el plato de la mano y me lo tiró a la cara y me dijo: "no vales ni lo que comes"… Yo salí de la casa, atravesé un pequeño riachuelo, al otro lado había una excelente chacra de maíz. Me tiré boca abajo del maíz y le pedí a Dios que me mandara la muerte.
He allí los abismos del país fracturado que aún somos. He allí la despiadada crueldad con alguien que tuvo que sufrir ese destino para develar no su suerte particular sino la de la comunidad indígena plena de ternura.
Ese es el destino del Perú. Estos contenidos debieron estar presentes en los dos balazos que se descerrajara en el cráneo al final de su vida.

Documental


15. La pachamama convulsa y atávica

Ahora bien, la vida y obra de José María –y dentro de ella las circunstancias de su nacimiento– han cobrado aureola al punto de constituirse ya en leyenda y hasta en mito, que ocurre cuando pasan a ser esencias universales del ser del hombre las que se tocan, precisas y cabales para un país milenario como es el Perú.
Y es que en los de seres paradigmáticos y legendarios se mimetiza o se expresa mucho el colectivo social, en este caso el Perú: un país misterioso, sensual y fragmentado.
La grandeza y significación de Arguedas bien podría conducirnos a expresar que él es encuentro estremecedor de todas las sangres y que su madre es la pachamama convulsa y atávica.
Y su padre el sol que gobierna, fecunda y redime todo.
De su vida y de su muerte surgirán los andenes nuevos que Capulí, Vallejo y su Tierra se ha propuesto erigir, con Vallejo, Arguedas y Mariátegui como nuestros apus tutelares.

Tumba de José Ma. Arguedas-Andahuaylas
East Elmhurst, New York, United States

Seguidores