NOTA BENE:

Tutaykiri fue Revista del Colegio Profesional de Antropólogos de Lima entre los años 2009 y 2011, siendo su Director Walter Saavedra.

domingo, 23 de enero de 2011

Celebrando el Centenario del Natalicio de Jose Maria Arguedas


Según las ideas de Arguedas -y las de los sectores populares, cosa que hemos podido comprobar en Pisco, después del terremoto del 15 de agosto de 2007, donde se presentaron casos de este tipo en cantidad masiva- al matarse, al morir violentamente una persona, su alma queda atrapada en este sitio... en este mundo.
Arguedas también creía que su alma se quedaría atrapada en este mundo, a juzgar por todo lo que dijo en los instantes en que pensaba matarse. Y, por supuesto, no deseaba que eso continuara para siempre. Quizás sea ya el tiempo de enmendar rumbos.

Arguedas se convirtió en uno de esos condenados que pueblan sus relatos... Arguedas sería, hoy en día, un alma en pena puesto que murió violentamente. Al quitarse la vida no permitió que su alma supiera lo que tenía que hacer y ésta -lo decimos siguiendo las creencias populares, siempre- está atrapada en este mundo creyendo que aún tiene existencia.

Para que vaya a doquiera que vayan las almas al morir las personas, tiene que arreglarse todo lo que el el ser humano dejara inconcluso o las cosas por las que ha sido incomprendido o aquellas cosas que, por su propia actividad, han sido mal comprendidas.

¿Saben por qué Alberto Flores Galindo comenzó a arreglarlo todo antes de morir, según cuentan? El sabía, consciente o inconscientemente, y es algo que hemos visto hacer a muchas personas que decían no creer en esto, especialmente a mi muy querida Dra. Rosita Gersone -como me dijo siempre llamarse- cuando le pronosticaron que moriría y efectivamente murió poco después.

¿Locura? Pues sí, lo es, pero es una locura que es preferible no desconocer. Todo el mundo ama a don Quijote de La Mancha por sus locuras y muy pocos conocen el origen real de esas locuras, cosa que Miguel de Cervantes Saavedra va describiendo en la obra misma.

Morir de una enfermedad como la de José María Arguedas es también una muerte no natural, violenta, porque lo hace sufrir aunque en casos de otras enfermedades -Arguedas tenía depresión- los fármacos puedan disminuir ese sufrimiento (como en el caso de Alberto Flores Galindo).

Todo el que muere, quiere morir en paz... para poder luego descansar en paz. Es lo que podemos apreciar, por ejemplo, en la película "Ghost" (que estelariza Demi More). ¿Se puede lograr arreglar todo para que se consiga la paz que no tuvo al morir y que lo convirtió en un alma en pena? Sí. Según las creencias populares sí, sí es posible. Que se consiga arreglar lo más importante es suficiente. Él -Arguedas- lo que necesita ahora es... eso.

Quien crea en todo esto, verá lo de real que hay en mis palabras, quien no crea en esto que lo haga por aquel a quien dice amar tanto... ¿Lo ama realmente? Si solamente ama su literatura, que no se oponga a que se haga lo que en la creencia de todos los pueblos existe. Si quieren a este pueblo dejenlo actuar...

¿Conocen a ese pueblo a quienes dicen querer conducirlo a un nuevo mundo? Si no conocen nada de él ¿a qué mundo lo quieren conducir, si presumiblemente tampoco conocen dicho mundo, salvo las experiencias fracasadas existentes?

Solamente quien conoce el pasado y el presente está capacitado para conocer el futuro o para hablar del futuro con cierta autoridad. Quien desdeña el presente porque no le dá la razon, ningún futuro tiene para ofrecer...

Walter Saavedra.

No hay comentarios:

East Elmhurst, New York, United States

Seguidores

Archivo del blog