NOTA BENE:

Tutaykiri fue Revista del Colegio Profesional de Antropólogos de Lima entre los años 2009 y 2011, siendo su Director Walter Saavedra.

domingo, 27 de junio de 2010

El Abismo y Rosina Valcárcel


El peruano tiene un alma poética. Es un alma surgida de los Andes, surgida de los plantíos, surgida de los ríos, surgida de los mares y surgida de los desiertos por donde deambulamos quienes tenemos que ir de un lado para otro constantemente.
A lo largo y ancho de nuestro territorio encontramos que se cultiva la poesía profusamente. Uno puede extasiarse escuchando a los poetas que hacen surgir sus bellas creaciones desde el fondo de su experiencia, desde las profundidades de su fantasía, desde los abismos más elevados de todo aquello que puedan convertir en belleza: la belleza de la palabra, la belleza de la acción la belleza de la vida en pleno.
"Coincidimos con Aldo Pellegrini en “La acción subversiva de la poesía”: La poesía es una necesidad, del mismo modo que lo es el amor. Todas las otras necesidades, aun las más perentorias, están subordinadas a esas dos, que en definitiva resultan los dos aspectos de una misma energía primordial que le confiere su verdadero sentido a la vida. Lo poético, pues, no habita sólo en la palabra; es un modo de actuar, una manera de estar en el mundo y convivir con los seres, la naturaleza, las cosas. El lenguaje poético en sus distintas formas (plástica, verbal, musical) no hace más que objetar de un modo comunicable, mediante los signos propios de cada lenguaje particular, esa fuerza expansiva de lo vital." dice Rosina Valcárcel, nuestra infatigable poeta, cuyas creaciones nos llevan siempre más allá de donde podríamos imaginar porque su afán creador no conoce fronteras.
TUTAYKIRI se complace en publicar este texto de nuestra jamás fatigada colaboradora, la antropóloga y poeta Rosina Valcárcel, que siempre sabe deleitarnos con sus creaciones.



Abismo de Mariella di-Laura.

por Rosina Valcárcel

Hay una fuerza en el ser humano, derivado del simple hecho de vivir, que determina su destino ineludiblemente. Este ímpetu se vuelve visible a cada instante a través de las manifestaciones del amor, que permiten la trascendencia del individuo y su comunión con el todo. Por cierto, tiene sus propias leyes independientes a los esquemas racionales. La poesía aparece como expresión de ese impulso hacia el cumplimiento de un destino vital, y la fatalidad de ese destino se revela en la poesía como un hecho indiscutible. Coincidimos con Aldo Pellegrini en “La acción subversiva de la poesía”: La poesía es una necesidad, del mismo modo que lo es el amor. Todas las otras necesidades, aun las más perentorias, están subordinadas a esas dos, que en definitiva resultan los dos aspectos de una misma energía primordial que le confiere su verdadero sentido a la vida. Lo poético, pues, no habita sólo en la palabra; es un modo de actuar, una manera de estar en el mundo y convivir con los seres, la naturaleza, las cosas. El lenguaje poético en sus distintas formas (plástica, verbal, musical) no hace más que objetar de un modo comunicable, mediante los signos propios de cada lenguaje particular, esa fuerza expansiva de lo vital.
Sin embargo, la alienación del hombre moderno convierte a éste en un objeto, algo inmóvil y sin dimensión. Las fuerzas que aún dominan el mundo lo prefieren así. Se vive en una sociedad de fragmentados, habitualmente no hallamos la falta de impulso poético sino su represión. Ceder a la exigencia de la poesía significa romper las ataduras creadas por el mundo cerrado de lo convencional.
Aspiramos a la poesía libre de la rigidez moral, libre de los dogmas, libre de sí misma, libre de las prohibiciones, libre de los prejuicios. La imagen poética en todas sus formas actúa como desintegradora del mundo convencional, nos muestra su fragilidad y su artificio, lo sustituye por otro conmovedor y viviente que responde al deseo humano. Por eso la poesía auténtica degrada a quienes aspiran a existir en un medio dominado por la quietud, un medio pasivo, sin riesgos y sin imprevistos.
La poesía abre puertas, ventanas, túneles, tanto hacia afuera, hacia el mundo, como hacia adentro, hacia el hombre y la mujer. (C/f: morenoLETRAS / Revista de Divulgación Cultural, http://arteyletrasenmoreno.blogspot.com , Argentina)

En lo referente a la literatura escrita por mujeres, hay quienes sostienen que se halla inscrita en la necesidad de Scherezada: manifestarse para continuar vivendo, sacar a la luz lo oculto, atrapar con sus historias al seducido lector. Al escribir, la mujer intenta descubrirse a sí misma, para mostrarse al otro, para ser reconocida y establecer el pacto comunicativo, el encuentro (Eugenio Núñez Ang.).
Creemos que la escritura de Mariella Di Laura es un claro ejemplo de ello.

Poemario Abismo de Mariella

Memoria e inocencia son los términos inseparables de la poesía de Di-Laura, quien el año 2009 ha publicado Fiebre (El Santo oficio), libro que según Miguel Ildefonso, fusiona los instantes más sublimes y desgarradores de la vida humana para representar un mundo más allá de lo humano. “Porque la poesía no es más que ese empeño de trascender nuestro cuerpo a través del lenguaje. Para ello el poeta plasma en un tejido verbal, un estado del alma relacionado al cosmos, más un movimiento milagroso del deseo que hará finalmente que se una la naturaleza y el cuerpo. Unión que provocará dicha fiebre; es decir, el trance por el cual nos transmutamos. El mundo exterior (cosmos) y el mundo interior (alma) entonces se fusionan en nudos. Nudos-poemas que, con pocos elementos visibles, nos van narrando una historia hecha de herida, nostalgia, soledad y goce. Y que nos transmite un sentimiento que se debe a una mezcla de dolor, miedo, éxtasis y asombro”. (C/f Discursiva. Revista de Literatura y Humanidades en 10/30/2009)
En Abismo (El Santo oficio, 2010), su segundo libro, memoria e inocencia siguen siendo elementos imprescindibles de su poesía, aunque a veces hallamos matices escabrosos: “abismo/ la noche moja mi vientre” (P. 12). Paralelamente hay una búsqueda indeleble de la relación memoria-sueño: “hierba mojada// muerdo tu boca// me dejaste solo el abrigo/ castañas// embrujo sueño para mi tristeza”. (p 30)
Volver a llevar la palabra, ese austero signo de la dignidad humana, a su esencialidad es lo central ¿Acaso la autora haya bebido de la gran poesía de Ungaretti y haya quedado huella honda? Sin embargo, la brevedad, pureza, y falta de artificios, de su poesía, a veces, nos evoca también al haiku, aquella expresión de una irradiación fugaz que nos consiente penetrar en la vida de las cosas.
Los temas de Abismo se mueven entre: el amor, el erotismo, la muerte, la soledad. Ollé aclara: “en Abismo, la noche es el espacio creado por la poeta para celebrarla o decantarla a través de la ironía más amarga y la desesperanza; pero sobre todo, la noche es el espacio del silencio, ese don que Di-Laura descubre para burlarse de la vanidad y del barroco derrochador. En cada brevísimo texto de este poemario se instala el misterio, ya que el enigma lo es todo”. (C/f Contraportada. Abismo).
Podríamos apuntar que la poesía de Mariella es postexpresionista y, por otro lado, que es una poesía intimista. No dudamos que su libro se caracterice por la intensidad de sus versos, que aún oscilan entre el hermetismo oriental y la imagen descarnada del postexpresionismo. Los poemas de Di-Laura, como ya lo comentamos, por instantes los sentimos como haikus, por otros, como un conjunto de imágenes surrealistas: “bebo el desierto/ las estrellas sangran cuando pasas”. (p. 21).
Tanto Fiebre como Abismo decantan una voz que se apunta como firme promesa literaria. La ausencia del amado, el dolor, la soledad, todo ello sumerge al yo poético en una abatida lobreguez. La autora ha conseguido tomar aire y ha logrado que los iniciales esbozos existenciales se conviertan en poemas que relucen, como este:
silencio / el viento / solo el viento //
te vuelves lluvia / a lo lejos alguien me espera
(p. 11).
Aunque todavía es una poesía contenida, va de confesión a pulsión, expiando con ironía su proceso existencial hasta lograr una suerte de compensación-liberación: “el puñal / tendrás de mí solo lo perdido ”. (p.16). Es innegable que Di-Laura ha soltado la pluma, y está logrando articular con más precisión su potencial expresivo, para que su poesía sea redonda. Leamos: “pálida obsesión // voy por leña para mi infierno”. (p.22)
Sé que Di-Laura ama la voz de Edith Piaf, la niña Gorrión. -Cuenta la leyenda, que Edith Piaf nace debajo de una farola frente al número 72 de la rue de Belleville en París, de padre acróbata, y de madre cantante ambulante, de origen italo-argelino. Mariella admira el surrealismo del pintor español Salvador Dalí, aquel personaje controversial. En cine le impresionan: Amarcord de Fellini, aquel genial neorrealista italiano; Apocalypse Now del estadounidense Coppola; La luna, filme que aborda los temas del incesto, el erotismo y el mundo de la ópera, y Novecento, histórico filme imborrable de Bertolucci; Carmen de Carlos Saura, una de los filmes más apreciados y rememorados del director aragonés.
Entre sus libros y autoras predilectas se hallan: Bajo la campana de cristal (1944) de Anaïs Nin, quien expresa el erotismo como la exaltación de la libertad; La Locura Ante Todo de Violette Leduc, quien aparece postrada en la soledad, la enfermedad, los temores psicóticos. Un espíritu obsesionado por hallarse a sí misma. Ella será pues su propia heroína; Noches de adrenalina, poemario que marcó un hito en los años ochenta, de Carmen Ollé (Cuadernos del Hipocampo, Lima: 1981), y, el libro en prosa Cuadernos de ultramar de Ana María Gazzolo (PUCP, Lima 2004). Aunque sintió interés por la escritura desde su juventud, fueron claves los talleres dirigidos por estas dos escritoras, en tanto reforzaron su inclinación por la poesía, la cual, para Mariella, es un arte esquivo y misterioso. Muestra de ello es el libro que celebramos esta noche.
Lima, jueves 24 de junio de 2010

El poemario "Abismo", de Mariella Di-Laura, se presenta el día 27 de Junio a las 7:30 p.m. en el bar-restaurante Patagonia (Bolívar 164, Miraflores). Libre. Los poetas Carlos López Degregori, Rosina Valcárcel y Carmen Ollé disertan sobre esta obra en esa presentación

No hay comentarios:

East Elmhurst, New York, United States

Seguidores

Archivo del blog