NOTA BENE:

Tutaykiri fue Revista del Colegio Profesional de Antropólogos de Lima entre los años 2009 y 2011, siendo su Director Walter Saavedra.

viernes, 19 de marzo de 2010

El "Pequeño Credo" de Ronald Gamarra


"Soy partidario de extender al máximo el llamado del movimiento de derechos humanos desechando todo sectarismo."

"Apuesto por una renovación política, ideológica y generacional, sin ruptura."

"Entiendo mi paso por este cargo al frente de la Coordinadora Nacional de DDHH como estrictamente limitado al periodo estatutario y sólo mientras cuente con la confianza de mis compañeros y el aval de mi propia conciencia."

"No está en mi vocación atornillarme a ningún cargo."

"De ninguna manera aceptaré jamás ser un dirigente bajo coacción, tutela o chantaje."


Pequeño Credo

Por Ronald Gamarra

He trabajado con fe por la consolidación y la unidad del movimiento de derechos humanos, y por ello he apostado totalmente a su ampliación radical, incorporando activamente a las organizaciones que defienden los derechos de la mujer, los derechos de la población homosexual, los derechos de los afrodescendientes, los derechos de los que sufren discapacidad y otros sectores, pues soy partidario de extender al máximo el llamado del movimiento de derechos humanos desechando todo sectarismo.
Este esfuerzo está al borde de dar su primer gran paso con la incorporación de 13 nuevas afiliadas a la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos que debe formalizarse en la próxima asamblea general, entre las cuales se encuentran DEMUS, Manuela Ramos, el MHOL, Runa, Lundú y CEDET, entre otras.
He trabajado con fe por elevar al máximo el sitial de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos en el seno de la sociedad civil y en su interacción con un Estado frecuentemente hostil al movimiento de derechos humanos, y en ello apuesto por una renovación política, ideológica y generacional, sin ruptura sino más bien en fiel continuación de la línea moral y ética trazada por Pilar Coll, secretaria ejecutiva fundadora de nuestro movimiento.
Por eso entiendo mi paso por este cargo al frente de la Coordinadora Nacional de DDHH como estrictamente limitado al periodo estatutario y sólo mientras cuente con la confianza de mis compañeros y el aval de mi propia conciencia. Mi labor siempre ha sido la de abogado defensor de derechos humanos; nunca he sido dirigente de ninguna organización y no está en mi vocación atornillarme a ningún cargo.
Tengo la convicción de que en el ejercicio de mi cargo debo atenerme a la verdad y la serenidad. Por eso he tratado de ser enérgico al defender la verdad, y hago el mayor esfuerzo por no perder la cabeza antes las andanadas de falsedades, injurias e intrigas que fatalmente suelen rodear toda función pública.
Tengo la convicción de que para ser un buen dirigente y prestar un buen servicio a mi institución, debo ser libre. La libertad es el primer mandato de la conciencia. De ninguna manera aceptaré jamás ser un dirigente bajo coacción, tutela o chantaje.

Mar 19 2010
Fuente: Diario La República




No hay comentarios:

East Elmhurst, New York, United States

Seguidores

Archivo del blog