NOTA BENE:

Tutaykiri fue Revista del Colegio Profesional de Antropólogos de Lima entre los años 2009 y 2011, siendo su Director Walter Saavedra.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Antropologa y poeta Rosina Valcarcel obtiene mencion en concurso... Brasil



Queriendo inmortalizar en una imagen, la imagen hace tiempo partida pero que jamás abandonó el corazón de quien surgió de sus entrañas, Rosina canta a Violeta, su madre, en unos versos en los que se puede apreciar la distancia, eliminada en este tiempo que ha pasado, distancia que se ha levantado desde la partida de quien estuviera tan cerca a su vida todo el tiempo, incluso después de su alejamiento físico.
Violeta, la cantora llena de eternidades, emergía de las sinuosidades más hermosas que los niños crean en cada uno de sus juegos, en medio de sus travesuras.
¿Dónde está ahora Violeta? Ella es un canto lleno de eternidades que sigue viviendo, ya no en el recuerdo, sino en el alma de aquellos a quienes dio vida, de quienes forjó mientras tuvo vida. Supo insertarse en un lugar distante, en el que no quería vivir, aun cuando el cariño que le depararan, le decía que se quedase, que se quedasen todos, que ella y su familia tendrían allí su patria, aquella que no habían abandonado nunca al salir al exilio.
Quien ha tenido la oportunidad de vivir en México sabe, perfectamente, lo que allá se encuentra, y que, si se desea, logrará uno insertarse en el pecho de tanta gente que muestra su solidaridad de múltiples maneras, en tantos lugares que dando su cariño de manera diferente termina siendo uno solo en el corazón de quien ha llegado desde lejos, porque no puede vivir allí, donde surgió su propia vida. No es a la muerta la que estaban encontrando sino que encontraban vida.
Violeta y su familia querían la vida de su propia patria, vida llena de colores y sabores, vida que los había visto nacer, crecer… Los momentos difíciles que siempre se pasan en el exilio, si no económicamente, al menos por los recuerdos jamás finiquitados y siempre elevándose cada día más en el corazón, que se impone al cerebro cuando el cerebro es un gran corazón.
El peruano está acostumbrado a ir de un lugar a otro. Somos gitanos en el seno mismo de nuestro andar a ciegas, buscando la estabilidad que no encontramos.
Nuestro deambular debe seguir y seguir, aquí mismo, en nuestra patria para quienes aquí nos encontramos y, para muchos como para Violeta y Gustavo, se prolonga en el exilio.
El lenguaje sencillo que utiliza Rosina su poema, está lleno de honduras sentimentales, que nos permiten sentir toda la sensibilidad que aflora en su corazón de hija, en su corazón de madre, en su corazón de esposa…
Este es el poema que no podía ser dejado para mañana sino que tenía que salir hoy, en este hoy que se prolonga a lo largo del tiempo, en el centro de la historia, en el centro de nuestro ser… Nosotros mismos somos, en este poema, quienes cantamos a nuestra madre encarnada en Violeta… la Violeta de Rosina y sus hermanos... nuestros hermanos.
Walter Saavedra.


La antropóloga, poeta y miembro del comité de Redacción Popular de la revista que coordina Raúl Isman: Rosina Valcarcel obtuvo una mención destacada en el concurso de poemas Mujeres emergentes (Brasil) con el texto que reproducimos.




Violeta

Sonríes en el daguerrotipo que congeló tu imagen
TELMA NAVA

Para vivir tuvo que resistir toda su existencia
Quién le arrancó el pan de los labios
Para vivir tuvo que ser mujer-musa Y compartir
Apenas íntimos lenguajes en el hogar de México
El temor y el coraje de vivir y morir
La vida tan ardua y tan simple
La muerte frágil abre el último capullo
Leve y bella se ilumina La foto sepia que escarchó su perfil
A pesar del tiempo y la adversidad no se ha caído su corazón
Testigo impar de mudanzas, aires
y romances.
Las cejas parecen escribir designios que sus ojos no dejan ver
Lo que Violeta insinúa en esa faz gitana de angular rasgo
Es el fuego Ese segundo extasiado para la inmortalidad
¿Es la gloria o una alucinación?
Mañana lo sabrás, madre mía

Rosina Valcárcel

http://www.youtube.com/watch?v=uUhcgVChnd4



No hay comentarios:

East Elmhurst, New York, United States

Seguidores

Archivo del blog